Ana Castaño considera que La Calzada debe ser un barrio al que “se preste especial atención en el diseño de los programas de intervención social”

• La coordinadora de IU Xixón destaca “la oportunidad” que suponen los fondos europeos para la zona de bajas emisiones. “Se acometerán inversiones que mejorarán el espacio urbano y la calidad de vida”

La coordinadora local de Izquierda Unida de Xixón, Ana Castaño, se ha reunido esta tarde con la nueva junta directiva de la Asociación Vecinal “Alfonso Camín” de La Calzada, a la que ha agradecido el encuentro. “Para IU es muy importante el contacto directo con el movimiento vecinal porque nos permite conocer de primera mano las necesidades de cada barrio y porque su labor es fundamental para fortalecer la calidad democrática de nuestra ciudad”.

Durante la reunión, en la que se abordaron diferentes temas de interés para los vecinos, Castaño recordó que La Calzada es uno de los barrios con la renta media más baja de Xixón, por lo que consideró necesario “prestarle una especial atención a la hora de diseñar los programas de intervención social municipal”. 

Además, reconoció la “intensa vida asociativa” del barrio, a la que deben contribuir las administraciones, especialmente el Ayuntamiento, intensificando la coordinación de áreas como cultura, servicios sociales o atención a la ciudadanía con el entramado asociativo. “La Calzada es un barrio idóneo para generar proyectos comunitarios como demuestran experiencias como las impulsadas por Mar de Niebla, y las administraciones deben acompañar e implicarse en estos procesos”. 

Por otro lado, Castaño trasladó a los vecinos su entendimiento en cuanto al “cansancio ante los problemas de contaminación en la zona”. “Son ya muchos años y se ha hecho muy poco, pero dicho esto, creemos que es evidente el cambio de voluntad en el ayuntamiento con el gobierno actual”. 

La coordinadora de IU reconoció que “no es un problema fácil de abordar y que tampoco el ayuntamiento tiene todas las herramientas para hacerlo”, pero quiso poner en valor que “nunca hasta ahora se había intervenido con planes específicos que inciden en la industria, el puerto y el tráfico. El impacto de las medidas se notará a corto-medio plazo”. 

Para Castaño, resolver los problemas de contaminación en la zona oeste de la ciudad pasan necesariamente “por el proceso de descarbonización de Arcelor, que tiene fecha concreta porque está vinculado a fondos europeos, 2025, y la construcción del vial de Jove” que elimine el tráfico de Príncipe de Asturias. Sobre este último recordó que el proyecto está hecho y ahora el Gobierno central optará a fondos europeos para ejecutarlo. “Confiamos en que esta vez sí se cumplan los plazos que sitúan la finalización de la obra en 2026”.

En cuanto a la zona de bajas emisiones que el ayuntamiento impulsa para el barrio gracias a la obtención de fondos europeos, Ana Castaño considera que es una “buena oportunidad para acometer inversiones que mejoren el espacio urbano y la calidad de vida de los vecinos del barrio”. “No se trata de restricciones, que no habrá en ningún caso para los residentes, sino de transformar los grandes ejes del barrio, pacificar los entornos escolares o crear nuevas zonas verdes”.