Ana Castaño «Muchas gracias por su sacrificio»

El comentario de Ana Castaño | Cadena Ser

Hoy quiero dirigirme directamente a las personas mayores que viven en residencias.

Quiero decirles que tenemos una deuda con su generación. Con ustedes que nacieron en los años de postguerra y que en su infancia sufrieron las consecuencias de la escasez, que apenas tuvieron juventud (tan distinta la suya a la de sus nietos), que se sacrificaron para que sus hijos, y, hasta sus hijas,  estudiaran,  y así tuvieran una vida mejor, que  con su esfuerzo hicieron posible el desarrollo de este país, que después de años condenados al silencio votaron con entusiasmo en las primeras elecciones democráticas y que cuando llegaron a la vejez, tomaron la decisión -seguramente después de pensarlo mucho y sin excesivo entusiasmo- de ingresar en una residencia alejándose de su entorno y teniendo que adaptarse a nuevas reglas y rutinas.

Su vida no ha sido fácil, pero todo se ha vuelto aún más difícil al tener que enfrenarse,  en el tramo final de ésta, a un nuevo enemigo, a un virus que les ha elegido como objetivo preferente.

Le debemos mucho, y entre ello creo que les debemos el reconocimiento de su derecho a tener voz propia, porque a lo largo de estos meses, han sido muchos los que han  hablado de ustedes. Hemos escuchado a los profesionales que les atienden, a sus familiares y, ¡cómo no! , hasta a los  tertulianos que de todo saben y sobre todo opinan. En cambio, solo en contadas ocasiones hemos podido escuchar su  voz.

También quiero decirles que sabemos del sacrificio que representa para ustedes seguir las medidas que se han establecido. Lo duro que debe ser permanecer en la residencia sin salir o haciéndolo solo en contadas ocasiones, lo difícil que es tener restringidas las visitas de sus  familiares y que  imaginamos el temor que sienten ante la posibilidad de que el mal, en forma de virus, se instale en su residencia.

Hoy, desde aquí,  desde las ondas de Ser Gijón, desde este medio de comunicación: la radio,  que a buen seguro los ha  acompañado a lo largo de su vida, vaya, modestamente, mi recuerdo, agradecimiento y reconocimiento a todos ustedes.

Muchas gracias.

Ana Castaño