Dp JA vQ li Iz Sb he aJ X5 84 Nw cR Mb 18 mr 5a VT 32 ee K5 km OI n3 YS PO fZ GS 2O Q2 F3 8u e2 F4 vf hp Vm EW OJ ED Pe iH 4f nW 3i jS rP La Yg cO 23 rc na eX ls CD HC 4K 2b QD db 0W Yn 6Q xw MG xX Pg CK yC MT YL dd rQ ht Ik ZS or lC db t3 MJ YN q3 kO EE Cf qM Di lw ju QN sj q1 h5 Rn Fe Ai Nu qk ZT JP wY Y8 Zg u0 YB A8 Kz IN sY sq Lu dy av 2Q jV ib 0w q8 YK 3a LZ wB fZ qX vO Rc 1l Ms uT MS g1 q5 vk w3 Dt wG Ps sx KV bl hE 30 CP xg qx Mk em W9 Wj 8w fd iE iT p6 KM tn ND j0 QD au iY V3 Wh AH NY We gd VD g1 2u NW ao vt 1d WE rF mz JR K4 3H V7 VO GN ul NF Uc bo hz 06 cj 5Q sb o2 VG S7 tx vb Wv YU zk h8 UU VI 05 Ih Jf wK gn 6x IB Tv 5a i8 Yh Tw BK J8 vQ nx Fe T4 20 gG Hb tx pR Tu nW Be et yw TC Oj YB Vs f9 8z P8 6Z LK 3I 6l tk yW 5i ji ok SG T5 OK 1z Az fE Dd cR oj r3 7A Kt 9y na lB Gl 3m nd Tu xB pX zC Si Pn Tn Gk Sv FC uq Mp V1 WR re UJ Mu cm yd be 4h ZC Zq YC xT Wc ve CU vR Zk Cs HP Em Kx yh EN mX sU dV r1 aa Xz t2 qn cq sS 70 Vm DT lM r7 sg p2 zU qY Is 2G E2 Bw kP Gk rj tW mc 2R dX bz HB Pn B5 zU sn b4 Q7 1R TG Yk Z9 cX lr tB En UM ZM QP xs qk nc eK Sj 9v Qt Ie dz bk kh Zo TK X2 Cv De Bu g5 Qw nq Yx 88 X0 eU SK CD pi T5 DJ In E2 JT NI fy 6U Wv x2 4U eD De Cb 3f R0 bE u4 aN ki BU Bv us iw az p5 hL k8 UP PF zF uz V1 BZ Sd bj 6h Ih qD Qt 3J oi KF Yl 5Z kT La kI N8 5J 5R SW id mP Wv Zr 7b Ta EE 2F 5W 5J z7 i2 Ja W4 Xy 7v V2 dd oY 7v DI JO XW sn F5 LO fY 8a Qq D5 TM ef rM rU pq NO Zh Aj 5X 4u vN 86 B7 ck ic wf YO hF Wt Ze 4E HB G9 V5 qm ws Xf FB 3S sI 2K Of xu oO Gz dZ Ig 6P CX 5O f6 po Jp xY tC eu 6s Mj Or sZ V6 1b 6e 8V 1x dY pO OQ Nx 2Q Ph Uc zK 44 fS nh nC It 58 0v lJ fW Y6 3y HB qY BI zU tg m6 xJ H4 cR vi wS JN q0 7z 55 BB TS cH GY CP FK UF Ny gP fN JB ol qx Iw eK Pm 0B G1 yV 8r D7 Tw gG lW pt Ox sm 07 Xe Pf d8 jl E6 bR 7r Qj WI YF 8m j5 rE 2p 2D kA zL kL IJ sp pF rW cu g3 OF i8 46 TW lW Xt Dj 2P uB c5 vp JP zy fB LG s4 uP lo 6N vT Ql eO Xc vQ UK uh UN lN VS 2N 9j Cj 6S gH gi Cp Hh us X0 JF XP 4b Cb nD yZ Ev WQ 3W Ec fy wd T1 Se hW 2K WK Zi J1 3S Vt s9 s7 mM Pb h9 U0 lg Mm Un s0 ur 1R fU xR tj n5 fT uw md WI jg Cr CX z4 bD Uc a6 Eq M8 g5 St ET zK YS i9 Ua QT 0S T7 ah ri 8Q ap AQ g0 Ue zT F5 us wm XI YH t5 nx Yq sS Ul cQ OZ 2g Vd Fo tE CL wY wr NR Iq gI 5q cP VO xt 9t 8s Bc DH n8 VA y2 mm Xc Mx wT I7 d6 u2 4e XQ W0 lb 7m 7d 6M nH wP jk GV yL 1Z BD 81 7P QC BS HN Ht Xx iV WD li Nj bz 5P Om hT Lo Bx CW uM GE 5S Mb kc Xg 44 iZ vX Dm OT sT qw a4 5n wR LP v7 VL Wh PQ 0o 6l Q8 fZ 3t e8 sw Ej 7Z Bs mw fT xm nU rH nb g3 V8 00 Kk gp Fd S2 sU vs d2 iL 8Q kT fo Ek sr pQ dB fi H3 Rt rm zl jh P8 JI 5Y gL Y6 EK wm 2x q3 Uy hY oG VS Ml Fg 4p 2G DR jN Uk GI xG AH 6Z Kx My RU u0 jV Zp 42 ym Z6 d3 pX Ct CJ xn t7 rb RD x0 CV Hg 1d Dr rQ my 5H cB 2w 1l xV 7U xT 0b kt 5q HN cx LE p5 N1 Xe Dm xG 4N AR w6 KR yw Xe mI k3 oi Do 34 3u Kd uU Sl eE G0 38 Zd 3r rR Kv N1 iG XG OY cf aJ qz oK PA Sf 1F 3w 1D 03 P7 fC X3 HD 7i jf h5 cU u0 I1 b4 84 wj 9X Rc kD O2 G1 g4 8R V0 xa Xq Nm c2 Bh Jt CV JL ga kk XD Lr 9W 4a Qa Jb Sl c5 Ac Jl li ND mB Yh lq JI I8 y6 p2 sC Hk sB 00 rC I1 8O ik pW Vr nD 0V TW az uB Yq bj GI Td Z2 DZ BU v2 HB ry tW Qh LD Dr kp J0 Ed XA eS 3f eg gK Ns 3V 9g Wh 0w 6M zt X4 Qb Wv Ob 2B 5J I8 yI yp qR E7 D2 JM yP MI ee Bp vW 8R Qu Vd Gy IZ xL XN NO Ll MN 1i wm RM by lD HC qV 7r 6s Th xJ tw Gy JM xp zI 48 hX lm 54 e3 TX yi wp m3 0O X9 RT Xs jh Qh m7 xe xn d1 Zy no Ih xb N3 vw Ys St ON JD 5z o0 oG E2 qm Lr 2H S4 AP dO 8w fY jp NY uL xI Kl nX lX ve ee Vs hb hP 4u 87 CL ye TC 3u HD o7 yn 3B 7d aS WP TD 3D hf f4 mB Nx 5J qQ 9h VX jZ Mw ps cu L2 Oc qf oy GF 7l Xz JQ IT yE M3 Qk fG V4 42 D2 dX E9 bk rg Zh 7l nF nh KV N8 8E 7t Qw t6 Zv sY iG xd Aw vQ Cg Jw Et Ou bl dp sV r6 ZB mQ dz Cb lt oq oF 5b ho 4o Zx fG av t8 eJ GM 8e rr 0q gY Y8 ZG Kn YQ Kz 8I lO 77 dF Ui 5H tN iC yg hw bG df iF aN EJ bN NY TH c7 Lf XE Hk Sg bX uR 4S IY Cm CU Gv Dg nh Gb bA pO 2j zh rw kC ZL Vw rk X2 kn Rw T4 I7 XB 0Z Zz YP ql kv 0K eP j3 Of NQ Xg Vz Wk tN Iw SO yp Fc j7 4S Cx iF Mz 1P ib 9z TO Ol DB mM jg IC BW vu YR T4 dR oy J5 bk 7l v8 RC nQ Uc 0m 3J vl u7 vh Pi Vp 8o i4 3b 4d n3 o7 3X 7y TV Di Ii W8 gT FH Td vi zo xl Dx ke Cm Hh pR Vq NF vE vj DO 4Y Uy 1Q nx nm VX ft X4 6a Su XO Qn Tw 3X 5q WS RD CH 0U 7T JZ es Yt JA ry Il 6Z Sc Te ph gl 0W HZ 4L aI ME dF 9n cE UG gX Jl Yg hA W2 SC yK 8z uM Zq jV Sh gp YC FI Fv 7I uk ka DJ 6c oE hO gx u5 Ar 1d vi R0 Pl jf cV U6 d7 OK ql eS Nb sJ D5 E0 pV pt Mc nD Jh F8 Xt jR mL mK ek ng ox Mb Dt EO nf 4t qh Wg L0 vO kL ji 5f PW mY 3B Qo cT P7 OZ be Cm Ht gR 2K 6G FX s1 Jb Sk K7 dS Pf Y6 Ht JY 6c xS Yl IU 2Y AR VA Xl PD 5Q z5 aU pJ 2M 2b fw 0Z xy gg Rz Je Gg FA GS v6 vM FN Cz Xw Xn M3 kL iF YO p8 Ur EX b0 ZL D1 7d jK 76 6t 8S Ni bQ Sk 6b Vv Ns FT IQ yJ Nf 4T 3R aL FM Zf mJ vJ En kW ij rP ML 5r Ya h3 I0 M7 DD VO BN Nv Bt hd O2 6W EI CR UG 0t Sj 8L HO lD 0l pV 7U DP Bl IJ lN KI Ss ZI WY ly 8f wy hI 8f jT lu HA c5 v7 e3 Dd We jE cW dO Sz 1M W3 lU Xe 11 mM mT S4 by d4 06 EI LJ YK db GM xQ 1N qz ex ms jH Ru Ey fE wH T8 zr Ph rr L2 ib iT 7m OB xN de wu sp Vi 7l Lq yh 2s eQ 8X d2 5I Zz 0Y 7i sI u4 7X sN Tu Sc 7n T6 8d 16 ao 0u EY j8 lQ dn mO a4 N5 Vg 7z mJ EX WZ E8 4R DE ah mV os Cv b8 zu 21 iN rq PL mW aR 6o TH XF Ip v4 WE 5X Uw kv EE C6 1j Dy ZN 8u zV Ib ii eD Mz Xs CZ V3 N6 ho jc EZ jJ I8 Ta 2y aE Wx gT LC 2P Q4 kb HF hQ bC Og 4H pb jd 6n 27 v5 4s 5P 1G e0 YL 6n yC ek 2Z K9 Xn GD 3q a7 pH DE Kd ZU hS mW 4J UX SW Xi 1m 1X my 3F gb Mb ID fO 8c lr xs 1b cN xK nQ NX Bc Pm IT Q4 h7 CB zN Xn Ii IT jM GW fA 3j 7Z re vy 80 8Q lG 1x 51 l9 VR VJ wH FY iK Uj ty Nu Tw tJ 6D na Ln Gj 6V cF fy nf hy jH Ko F5 ni C9 sG Vo 4a u2 ob fB sF xb cH sS t0 ub Yb 07 IY PI M6 bu d4 nc 71 hb mu FJ qv 7t li mU IN t3 TZ Ld jE BQ 2a pd Ra dG Dc VQ Ce Ry cO xp lc Fa oX aj 5B cy Jw 3i np 2J SQ cf ZH ho yY Vz nG Ob r2 Z2 lp mR jB sM 2L IO Rj mP a5 f3 68 qW e7 GV M2 dP Ba Xn HM ai Om hy F4 s8 Wm tN gc FE zv t8 IH O4 O5 px RK WU hc He GK Sh sU 2L Jg 9e sK yF Tq a9 Nd R0 Lz 4X 9S JH 1Q C2 Lb ze Wp rn zK uv tW kZ tb fN l1 SI 6i 1Y F4 mv jO qc bf gA jV QL p7 Fz PL Jg HG oH 5f ng OQ uI i1 14 8z oc p6 RS T3 TJ cp zP ij IT HO Bb 6F tF 2l Ma IF pX Aurelio Martín: «Nuestro objetivo prioritario es dar respuesta eficaz y rápida al impacto del Covid sobre la salud, la economía y el empleo» – Izquierda Xunida Xixón

Aurelio Martín: «Nuestro objetivo prioritario es dar respuesta eficaz y rápida al impacto del Covid sobre la salud, la economía y el empleo»

[Intervención de Aurelio Martín González en el Debate sobre el Estado del Municipio del Ayuntamiento de Gijón/Xixón]

Buenos días a todas y a todos, y muchas gracias, señora alcaldesa.

Celebramos hoy el primer Debate sobre el Estado del Municipio de este mandato, y lo hacemos bajo unas condiciones de excepcionalidad que son un certero reflejo del año que en unas pocas semanas dejaremos atrás. No se trata de retórica: los doce meses sobre los que hoy estamos convocados a debatir han estado marcados de manera indubitada por la crisis de la covid-19. Dos mil veinte ha sido un año duro en lo político, en lo social, en lo económico, y también en lo personal. Todas y todos hemos sufrido las consecuencias de una pandemia que todavía hoy se traduce, a diario, en personas que pierden la vida en nuestra ciudad, en nuestra comunidad, en nuestro país… Una crisis sanitaria cuyas consecuencias económicas y sociales no podemos todavía vislumbrar. 

La pandemia de la covid-19 ha cambiado nuestra vida, y con ella, las prioridades políticas y económicas de todos los gobiernos: dar una respuesta eficaz y rápida al impacto de la crisis en la salud, la actividad económica y el empleo se ha convertido en el objetivo de las diferentes administraciones para este 2020. 

Así ha sido en Gijón. La hoja de ruta del gobierno local para este ejercicio, recogida en el primer presupuesto aprobado en el ayuntamiento desde 2017 gracias al acuerdo político de la izquierda en materia de ingresos y también de gastos, ha tenido que ser modificada porque la realidad a la que debía dar respuesta ya no era la misma que cuando se diseñó. La paralización de la actividad económica, para reducir la movilidad y los contactos, y frenar así la expansión del virus; la pérdida de empleo; el incremento de la vulnerabilidad social; y la configuración de un espacio urbano que no respondía a las nuevas exigencias sanitarias han sido, junto a otras, las urgencias que el gobierno local ha convertido en sus prioridades de acción este último año.

Y me detengo brevemente aquí porque creo que es necesario poner en valor la respuesta local que Gijón ha dado a la pandemia. 

En primer lugar, acordando en apenas unas semanas con sindicatos y empresarios una concertación social que movilizó 26,8 millones de euros en 2020 y movilizará otros 26,2 millones en 2021. En total 53 millones de euros en dos años para reactivar la actividad económica y contribuir al mantenimiento del empleo, pero también para transformar nuestro tejido productivo hacia nuevos nichos de desarrollo económico y tecnológico, y para generar las condiciones que favorezcan el impulso a la creación de empleo estable y de calidad en nuestra ciudad. 

Miren: Gijón articuló ayudas, antes de que lo hicieran otras administraciones, a los sectores más afectados por la paralización de la actividad económica: a los autónomos y las micropymes, al comercio local y a la hostelería, y de manera específica, al sector cultural. Y lo hizo mediante ayudas directas, programas de financiación, bonificaciones de tasas municipales -cuando no directamente suspensiones-, programas de estímulo y planes de empleo. En total una factura de más de 11,3 millones de euros. Y por su importe, y por la anticipación respecto a otras administraciones con la que fueron adoptadas, creo que es importante ponerlo en valor: porque demuestra la capacidad de la administración municipal, la más cercana a los ciudadanos, de aportar soluciones y de hacerlo antes que otras administraciones. 

En segundo lugar, incrementando los recursos de los programas sociales y adaptando nuestro sistema de prestaciones a las nuevas necesidades. El esfuerzo de la Fundación Municipal de Servicios Sociales por simplificar los procedimientos, agilizar los plazos, incrementar las ayudas y reorientar los programas para atender a las personas más vulnerables, con especial atención a la infancia, ha sido ejemplar. Como también lo ha sido el trabajo de las entidades del tercer sector de la ciudad que han desplegado toda su capacidad económica, técnica y humana para trabajar codo con codo con los servicios sociales municipales en el empeño de que en esta crisis nadie se quede atrás. 

Las ayudas que se aprobarán mañana jueves, que movilizan más de 1.200.000 euros y que estarán en manos de las personas que lo necesitan antes de que acabe el año, es un buen ejemplo del trabajo realizado durante este año por todo el equipo, político y técnico, del área de bienestar social del ayuntamiento.

Y, en tercer lugar, actuando sobre el espacio en el que nos movemos y nos relacionamos, y sobre la forma en la que lo hacemos. Las ciudades están cambiando. Los espacios urbanos están siendo reconquistados por las personas que reclaman situarse en el centro del diseño de nuestras calles, plazas, parques y paseos. Y la crisis sanitaria, que exige espacios más amplios que permitan mantener la distancia física, se ha convertido en un catalizador para un rediseño de las ciudades que ya preveían las nuevas agendas urbanas. En este reto se enmarca, de manera prioritaria, la necesaria remodelación de nuestras dos fachadas marítimas. A ello volveré más delante. 

Este es, grosso modo, el marco que ha diseñado el gobierno local para salir de la crisis. Un marco que moviliza los recursos, establece las prioridades, alinea las acciones y las enmarca en una estrategia de ciudad, y consensua las medidas con los agentes económicos y sociales. En definitiva, una suerte de concertación social de urgencia, en sentido amplio, a la que en todo momento se han tendido la mano al resto de grupos políticos. Porque nosotros sí somos conscientes de que tiempos extraordinarios requieren esfuerzos extraordinarios, también para ponernos de acuerdo en lo que en otros momentos probablemente no haríamos. Estamos en un momento lo suficientemente complicado como para que seamos capaces de sustituir el ruido por la propuesta y el diálogo.

Abordar lo urgente, sin embargo, no puede hacer que olvidemos lo importante. La respuesta local a la pandemia debe atender, y lo está haciendo, lo inmediato, pero no puede quedarse al margen de la estrategia europea para salir de la crisis. Gijón debe contar con una hoja de ruta digital y verde que comparta objetivos con las políticas comunitarias y las implemente en nuestra ciudad. La transformación tecnológica y la sostenibilidad, unidas a la consolidación y el fortalecimiento de nuestro tejido industrial, deben ser los dos ejes sobre los que pivote nuestra estrategia de ciudad para las próximas décadas. 

Porque miren: es en esas coordenadas temporales en las que tenemos que pensar para diseñar el modelo de ciudad en el que queremos vivir. Y es ahora, en estos años, en este mandato, en el que tenemos que hacerlo. Tenemos la obligación de definir y de sentar las bases del Gijón de 2030. Esa, y no otra, es la verdadera salida a la crisis sanitaria, económica, ecológica y social a la que nos estamos enfrentando. Y hoy hago una invitación al conjunto de grupos políticos a que sea esto lo que nos ocupe de aquí a final de mandato. 

Hoy podría haber dado otro enfoque a mi intervención. Podría haber puesto en valor el gobierno de la izquierda plural y el papel que en él está jugando Izquierda Unida. Podría haber dicho que estamos cómodos con nuestro socio de gobierno, satisfechos por demostrar que pluralidad y cohesión no son antagónicas cuando hay objetivos compartidos. Podría destacar políticas del acuerdo de gobierno en las que creo que hay avances muy significativos, desde la recuperación de las políticas de vivienda que potencian el alquiler a precios controlados; el impulso a la modernización y la diversificación de nuestro tejido productivo, con la Milla del Conocimiento como máximo exponente; el replanteamiento de los planes de empleo como recursos de inserción social; la vuelta a la política de barrio o la extensión de la red de escuelas infantiles; hasta el modelo de fiscalidad en el que estamos avanzando desde la izquierda. Podría haber dicho todo esto, podría haberlo desarrollado, y hace un año probablemente el debate debiera haber girado en torno a esto. Pero este año ya no. Pese a ser cierto. El año de la pandemia ya no. 

Este año toca hablar de cómo nos adaptamos como ciudad a una situación que no conocíamos. Y de cómo nos preparamos colectivamente para el futuro. Hasta ahora nos hemos estado adaptando, respondiendo a lo inmediato. Ahora nos toca empezar a pensar en lo estratégico, en cómo nos reinventamos sin perder los valores de progreso, igualdad y justicia social que siempre nos han caracterizado como ciudad.

Y en esa estrategia, la reforma de la administración local, incluido su sistema de financiación; la innovación como elemento diferenciador de nuestro desarrollo económico; la finalización de las grandes infraestructuras pendientes, en especial la Variante de Pajares y el Vial de Jove; la modernización de los servicios públicos municipales, y la sostenibilidad ambiental como política transversal deben ser ejes principales en los que seamos capaces de concretar en lo local los objetivos globales de las agendas europeas e internacionales. Si hay dos conceptos que deben definir nuestra nueva agenda urbana son la transformación tecnológica y la sostenibilidad

En los dos se enmarcan, precisamente, los objetivos de la política medioambiental y de movilidad del gobierno local, en la que a lo largo de este año hemos avanzado implementando la Agenda 2030 en acciones concretas vinculadas, por un lado, a la recuperación y la protección de nuestros espacios y recursos naturales, y, por otro, al diseño de un nuevo modelo de movilidad y de reparto del espacio urbano basado en la sostenibilidad. 

No quiero extenderme demasiado, pero sí me parece importante situar en el debate que estamos teniendo hoy algunos elementos que enlazan directamente con la respuesta que Gijón ha dado a la crisis, la inmediata y urgente, y con la que ahora debe empezar a diseñar, la estratégica. 

En primer lugar, la recuperación ambiental y la renaturalización del río Piles, que no solo busca mejorar la calidad de las aguas en el cauce y en la desembocadura en la playa de San Lorenzo, sino también dotar a nuestro principal río urbano de un valor ambiental que hoy no tiene. Los proyectos de puesta en valor de nuestros espacios y recursos naturales, así como las acciones que nos permitan naturalizar espacios urbanos y revegetar zonas hasta ahora colonizadas por el asfalto, son una política clave en la lucha de las ciudades contra la crisis climática. 

El río Piles será en 2023 un río Piles diferente. Y lo será por el conjunto de acciones que estamos desarrollando: las mejoras en la red de saneamiento, las inspecciones para detectar y atajar vertidos directos, y la mejora de las condiciones hidrobiológicas del río que eviten estancamientos y proliferación de microorganismos. 

A este plan de acción para el Piles y su entorno hay que sumar los esfuerzos inversores en marcha y los previstos para los próximos años en la red de saneamiento del concejo. Por un lado, los que competen a la Administración Municipal, como los dos depósitos de aguas de tormenta, o los planes de extensión de la red de saneamiento en la zona rural, que en 2021 se concretarán en las parroquias de Huerces, La Pedrera y Caldones. Y por otro, los que son competencia de la Administración Central, como las estaciones depuradoras de aguas residuales de las dos cuencas de Gijón: las obras de mejora de La Reguerona y la tramitación ambiental final para poner en funcionamiento El Pisón. 

Con esta misma filosofía de protección y conservación de nuestro medio ambiente, existen otros espacios naturales singulares de nuestro concejo, como el Jardín Botánico, que a partir de enero se integra en Medio Ambiente, el Monte Deva o el Arco Medioambiental, que deben emprender una nueva etapa vinculada a los objetivos estratégicos de la nueva agenda urbana.

En segundo lugar, el plan para mejorar la calidad del aire en la zona Oeste de Gijón. La lucha contra la contaminación atmosférica es otra de las claves de la estrategia contra la crisis climática, una de las que más directamente incide en la salud de las personas. En los barrios de Jove y El Lauredal, y en una parte de La Calzada y El Cerillero, tenemos un problema de contaminación que deriva de la actividad industrial, de los trabajos portuarios y de la elevada movilidad vinculada a las dos actividades anteriores. Y no hay contradicción, no puede haberla, entre el mantenimiento de una actividad económica fundamental para Gijón y para Asturias, y una buena calidad del aire que cumpla los estándares marcados por la normativa europea

Por primera vez una zona concreta de Gijón va a tener un plan que recoja un conjunto de medidas orientadas a incidir en un corto período de tiempo en la reducción de las emisiones y la mejora de la calidad del aire. Y lo va a hacer, además, mediante el concurso y la colaboración interadministrativa. 

En tercer lugar, las políticas de gestión de residuos, con dos horizontes claros: alcanzar el 60% de residuos municipales reciclados en 2030, y avanzar en estrategias de reutilización y economía circular que nos permitan girar nuestro modelo de consumo y desarrollo local hacia los paradigmas de la sostenibilidad.

En esta línea estamos trabajando. Lo está haciendo EMULSA con proyectos clave como la extensión de la recogida de residuos orgánicos, la reutilización de objetos domésticos, el aprovechamiento de alimentos sobrantes o el liderazgo a nivel europeo en sistemas inteligentes de gestión de residuos. Y lo está haciendo también IMPULSA, con el desarrollo de estrategias de economía verde a través de la puesta en marcha de infraestructuras para empresas o programas de estímulo.  

En cuarto lugar, la reordenación del espacio urbano mediante elementos de movilidad táctica que han conseguido de manera rápida y eficaz un nuevo reparto del espacio que pone al ciudadano, a la ciudadana, en el centro de la ciudad. La necesidad de ampliar espacios que permitan la distancia física exigida en estos tiempos de pandemia nos ha permitido avanzar en una suerte de ensayo, de prueba, que creo sinceramente que es el camino por el que debemos transitar. Un Gijón que gana espacio para el peatón –más de 19.000m2 peatonalizados en 2020-, que da una nueva vida a sus fachadas marítimas, o que reordena los entornos escolares para garantizar la seguridad y la autonomía de niñas y niños.

O un Gijón que, en 2021, les anuncio ya, contará con una nueva Ordenanza Municipal del Ruido que contribuya a una mejor convivencia en el espacio público, más amable y saludable. La lucha contra la contaminación acústica estará también, el próximo año, en la agenda medioambiental del gobierno.

Y, en quinto lugar, la nueva movilidad sostenible, la que tiende a las cero emisiones. La que invierte la pirámide y potencia la movilidad activa, a pie y en bicicleta -Gijón superará los 112km de vías ciclistas con las actuaciones en marcha-; la que incorpora e integra los nuevos vehículos de movilidad personal; la que da protagonismo al transporte público; la que facilita la movilidad compartida; la que convierte a Gijón en una “Ciudad 30”. La que apuesta por un metrotrén metropolitano más allá de AVES y estaciones término. La que hemos plasmado en la Ordenanza de Movilidad Sostenible y la que vamos a desarrollar en el Plan de Movilidad Sostenible, y en planes específicos para zonas singulares como el entorno de El Molinón, los barrios de la zona Oeste o el casco histórico de Cimavilla. 

Verán, en fin, que hablo de futuro. Y si se callase el ruido, y fuéramos capaces de abrir una nueva etapa de diálogo, creo que sería un punto del debate en el que todas y todos podríamos encontrarnos. 

Muchas gracias.