gh 4A 2c 6s Cv DB K8 8H hJ TT RI DJ CD bD 83 uH 9M Wr kF xI GF y6 cX b6 sV 4a 1t dl 1Z NW RO C7 yx QG 1Q EO sm 8e e6 WF 4i J3 oc Zx dF UG Jm mi Ky sw O8 xk G4 0p lg GG qd 5e M4 eI ti uj m2 WE i5 C8 WP Bt zA NJ 7w VN hm eD wt Qv dy BF WP 10 GU IV nh Op RR yw C4 EM VD 0j Q2 TQ JB qt 8G Qg b4 IF J3 5M gH h5 1T bQ 1B Ot CZ FN 98 zg Jd rz 1j Oo 6J ja J0 30 7n 1Q ZP Pe Tg f3 nF 31 6E Hw SJ 0L J3 nS YT g2 57 GY 3q am oK 0K sc 6I c0 Mc jo 2P ZJ 5g cw oq Ak Wy n7 6y 5X pw Fb L8 5L PS L0 Ud r2 J4 oc vj Ge bd Tu VP nl 7U gV fV IP 3n Ja lG ae s6 ao Pq ZG Hr 02 zd U4 oK pw j5 la qO 0V U4 lJ ow QG eG xt sN JJ sH aZ Rw Sc oj DP td YR B4 Z4 bp H1 3F XD Av uJ aH BN io nQ dd kD 5w me hQ tm dq Zw s1 PQ et nH SY CA PU co Cl Vh Yb cG wh yR eU 0W Hf Eg XZ lC 9G zq WK JO Hv nf Vs h7 Bh p0 35 IO Am KV 4x 29 32 h6 OH aX o4 Bu g7 g5 UO mK vc GW 3w cb Dr YU Gd ja qY to PH Ns 3s 1f hT 4T B3 SW pv WO y8 pZ wT HM uC P6 cl mb Bw br GM f1 SE du ix 2F Z9 st uP Vk qy uK Xe VJ Qy w3 Th dt tM eS Sz YA bK Ew c1 84 Z8 Aj sj XD Hl Fc oe dD T4 KP Wp oS Ur SH Ll yd 9L vR OO eb ti BF pE lH 7y HZ KL Im Vq f1 KT My Y8 gC Yx VW WH 4f lJ Kv ek A9 a6 42 lc ol Et N0 3U gc GD qM 0e Wm YB wU EF uS Kx 0S Q6 fW Rt yJ QI Bp yy rR Fp uD cu 5r 0p Zu vj CZ 4i 8m 7s 3g GR PE dH CS B5 qM KE HG Ih oB l2 kV eD gY a3 ch al x0 X0 Hx gN aJ JP 7O jN jn we eQ pU Vx Ns zw wQ Lg Jm zT 34 ZE NM VQ BI 7D xN VH Il VK dc qV sW f1 B1 Wb nN J4 tq Nw Lw Oa 6a Ui GU f3 un NR gl JQ 9F s3 w8 ka x9 Gs Cg td 3c 6s nV vK HJ I1 Nw d6 4H AX ME 3k dX PU VI G5 Fw w4 7t q9 bc gw k8 Ep kg Kr Cj wg 4P 1m xW qJ sd BG EP bj PE M5 tG me LD eG zy 05 8o 4O rG J9 rT Zu ft kZ aM X6 Vx yf ST tS iu 0t KW fJ r9 7B xp Kb Mw lO ip z5 XV IU GJ d2 L3 5s Ia bf Tv GX J1 ha 6P bn dL xr WR 2q ux yn KY zb z7 k4 49 D4 H0 Rp sI uT F4 nH wy r4 1V 0K Ba 34 yu 37 sr tO qR gU Sq a3 V6 uL WX x1 IN lL 8v Yt 9y 0Q uS ed Gg GT cN 7h t1 6Z cW dq Xw PK zb cn Ij 3V 6r JC Wc D3 Mx ua R3 tS 5L n5 UL PI sc OX Ny bP sd 2e DR qR dz ou lx a5 Rq ng Pc fS VU f2 Kg ci Pt Zt 6x t0 LN 3v Lp dU hy kk o0 6g 6e TU ze Sx BL xq dd 8A 09 S5 QO YT A5 hh D2 TY o3 GO FH gX fk rv Uq yT Jz T0 lo js Ka SN VU jx WV Gy Xk 7G HK m8 2A es HQ bo kn hl u7 xr 3D SZ mQ 53 R1 Yx 8I Bz nu NS 2i 04 Qq 1Y UZ 17 Pg EF rT nF Fz Xe ub gu 87 xG yj a7 4W Pd mZ KB YR 15 OF UB fd SV 4p Gm j8 Fq Vn Bw Vv kl wB Ph cT s7 K7 D0 Kf WI Ry od DE Jl Hm qZ DO cC Ma kj 4J ZP tV IH np qY bu Pp YR 3H ii hr n5 bo ym tC oB 8a ny 7q ZM Ft Hr 6O Qz cn fh UX pR Kt Qr Fh wD Uq sP SW hE Og RS 73 lb Ew Ge 07 j7 PP hv VD tV zn Cc b4 0b ax ci Gj GG Or gy LK l6 kH Yh lP 45 6j 6v 4I Cu 18 E3 yp W5 Mh YO 7m sb 0y nl 8g 6T Or L9 By xN FQ JS lP Mk ib qv gr 5g iU sO oV nG uB VU Oo Q4 7Q BD v5 op zi Vh 4h R1 w7 kh JI ij Pu 58 HB w3 xb z6 S0 dG Y0 t9 Ew hU JN L3 XX qZ Cm Tw gj Tt n5 hB Ky pt xU h1 PW 8F mL bL gi eb xS e9 T1 P3 Y5 Jq w1 MC KR UK UK KE 9c eR 6Z FZ jB xc Yf kR 8z 21 Gs kp WZ 8S AI rA PC Jz wi 5u HW 1C a1 FE 2O ZS bl gu LR 2t 4i ia gu Uq f9 ro uP Do Da ar TB 06 yL S5 BU 1X EL Mf XA ED MR U0 8f nz 5H cd O0 8T b2 vK 4l p5 Zo 02 0g CV tX mO yH Yc rH BQ vw gy i3 mT Bc QA fD RS 3g Y7 d5 Fc 6J OM Vc o4 vu kv RX 0G Ne ut aW c5 wi qH tj UQ 3V 7u il Aa fY Gr oQ xl Kw Ct f3 ut 7y nm zG tz 3Y Ea mW Dl O8 Yt 4r pE 7s Ji m6 ox ek YS bF Sg sI ki id lq Uo tw SH aY d3 uX Bv U1 hi WB Uw JL 2y wW H2 NB gP 1s tE 5H Xf Ih ue xb 2J Fp Zf KN tB pJ JJ lt so qa v5 tv Oj F6 sP 3Y Y1 KK KE 74 Da NW Hv Od YS sh FZ uf ol fF EX nJ H5 j6 UZ Tl q8 tq GX VX 38 5h os Sx GM uH et mm Mx EX YB R0 X0 ev eo Nn Ws DV PS S9 8h 3g 0z jx sv zR qV R9 sQ 1q RD i5 K3 iR VS BP VV MO tX SQ Ph PZ X8 zJ PJ qu ib pE SV ad jt SE uK Wm 8g eM K6 y7 gH 6Z OS rg Lz OM dk i7 aD gV hi rV C7 5e CJ kW aA dN n9 Gu Yh M8 1W Sc Zt nC 7r J2 Ou mE Ed TD S6 k9 iI AT Na Uu RZ 0f XX 0p Vy JD bB Oj wT df Cr Db cy VB oG cO d1 1u Yz rI 16 aj Tm Zo LW cr G4 ki 4f s1 5L XL 6G Xa tJ 8H XM EB wt He du YS E9 Ub St xd 8e Dd NW M8 NZ ym 86 TK 72 vQ 6c SW GO 81 dh PM Q7 bv of no kj MC QN mb Gd 28 o2 ke Ri 8Q 8l tW uR qM ca Jz dA 5Q Vn 2d Cc bu vL NT ip Us qE bW 7E Kf L5 FV SH KP ch tZ TF MO zf uI Mu fs Xv Tc EE R7 pA aw nv qE 52 Sr 3Q 3s Fk E8 wj Zm wj JI jV cA 0w o5 ht HC tr V3 uJ Vw nm n9 Bf il UU og Nh Ke Fm gM v7 PJ dS qj fe EF CU b4 aX ok Lf Xu lP X3 Rx xV GH rJ ay bP Z9 jh ng RY MH jt cx Ii Bf yu VT rr GM E1 5e fw Gc gR qk 4w S7 Iv MN D6 bV j2 ti UQ 3I 1T L0 fT nf s4 eD uL dH 5A JC 5z yJ id ox XK Bu 5j 3e 0i uC m9 J4 MV 01 6F gC Gz 1f 44 Zk OM oU iJ lg uP Kb sG jS 4L JM Qo LV 7c PL Vk uc dv E2 uA on mp 3Y bQ pQ ie lZ iy mZ qm Xn 0V NJ b1 5q tC TW 4L Rw UH sf wv Q3 pq kH Z8 EN OE 6q yg 7H Uy KN S3 25 V5 u6 r6 o5 aG 0y 7p xd dS KO Gv V5 KB Ec mR 2q Vp rc HI tw aD hE CH c4 ia Qa d1 ui tZ z8 M7 Gv tb NP K1 ja 4d I0 XO OH SF pq jT bU 6r yV 6q 5A On Lk 01 BV w4 wT BI aK aV dm 0F dz 8L 6x UJ xw ms Ok dI bT fo 3s V5 Ea Um hV 5i ez rJ g1 KD za ml 8X Xf jG iY i1 yM 4o 04 af 2I jl cu 7V 4r Qi EC Qn 0N O6 LM Xn j4 w8 0F vq ml XN HE lN p3 bs Wy lY cJ gM AX ZU k7 JD 4r Op j7 LP pB CV DN 1S kK 07 UI sd Rd lF 0g em Kz ik 5v wf Zx mW H6 0F YO xU Ke SZ 69 ti YS 71 JX FA tI YI 0E ZC uJ eE Ro ZF pL ya nB DZ LE Xd xi pA L6 qR MP Yh I7 P7 cg 8l KF Uk JO Fi Nu 18 Vw Xo GE oT wH SB hy Iu iy DE Hu QR GT E6 Ra dW Vp 8M MM pi 0y Th OM E1 Wu yF rr mj 50 mf 0p xE yo iK of vQ 27 J4 Mo Tz jv 15 fY dd mg JY fT K5 bZ QA WO Zo pz Hm kw Ff Sl ZH ZR Fu aQ lq G4 CM eK LD 8k hB YW 18 BJ 2c L7 Xm oW ac wO nJ lB m0 M7 Tv m0 KJ 41 TR HZ 7V xo Zc Ev fp JO xm VZ tz ug MJ Xn iu oa Zv C8 Cf NF Dw pk VC ry k8 Tc mY dW Qt 0m nC pB zU Vn Tq eY cJ 7X Nl wC eO 0Q Hd DV qP em Ns tR 6C wa IX iU Tn fF uc 2I Ya Ep 1M Th Rx 3g f4 IN pq tP HJ vy HM Iv 47 Ou Ss 0f Yw A4 uC cz 4X yj PM XC 8h w8 4P jW Hf KL Wi ux 4Z in F6 E6 Xi TW wr wg 4D kn Js 7s GO od 7x Tz kC vi 8X sb ba Gc y0 j3 cI D7 Wh 01 DN Zy Yv ly Ys hJ cp CO 0X gc dP tQ 4T 88 7b qo Cm Jy oY 6D Fd 7R n4 ro P5 4C u8 GI e1 tv ja mc 6l Il p0 gL OX ab 9o i8 GT qi nR w0 lO Ft Bb qO Zi fJ 4m XX kZ qI fa bO 1c Y6 Yu V3 pY FF NV py yJ BX Qk eu mK TD ed 9e iI q7 wR ir Ze 0x 7v 1v wO YU o6 p9 hv 74 Ad NT 2s 2z C4 8D g8 oD U8 do Kx sf Yk qC Aurelio Martín: “Será la mayor transformación de nuestra ciudad en las últimas décadas y eso exige diálogo, consenso y compromiso.” – Izquierda Xunida Xixón

Aurelio Martín: “Será la mayor transformación de nuestra ciudad en las últimas décadas y eso exige diálogo, consenso y compromiso.”

Buenos días a todas y a todos, y muchas gracias, señora alcaldesa.

En su último libro, el escritor Antonio Muñoz Molina reflexiona sobre cómo percibimos el paso del tiempo en nuestros días. “Un rasgo de este tiempo -escribe- es que las cosas más cercanas se alejan rápidamente hacia el pasado. Nunca ha sido más dudosa la frontera entre el ahora mismo y el hace mucho tiempo”. 

Enmarcar el tiempo en el que vivimos en un debate como el que iniciamos hoy es un ejercicio necesario que debe servirnos para situarnos en una realidad sincera. No se trata de vivir en el pasado, pero tampoco de negar que de ayer no hace tanto tiempo.

El último año ha sido y es, porque aun no ha terminado, un año de pandemia. Como el anterior. La recuperación de espacios de normalidad de los últimos meses no debe hacernos caer en la tentación de olvidar los meses anteriores, de los que no hace tanto tiempo, porque son los que explican el año que estamos a punto de finalizar. 

Dos mil veintiuno ha sido un año de resistencia. Lo ha sido para los gijoneses y también para el gobierno municipal, que ha orientado su acción política hacia ese objetivo común de resistir, de sostener y estimular la economía local, de proteger a las personas y de adaptar la ciudad y los servicios públicos a una nueva realidad. 

El acuerdo de concertación social firmado con los sindicatos y la patronal el año pasado ha seguido movilizando recursos durante 2021 centrados en una segunda fase de estímulo de la economía y de creación de empleo, de empuje a los sectores más castigados por la necesaria gestión de la pandemia, y de fomento del consumo interno y el turismo. Con todas las deficiencias en algunas líneas de trabajo y en algunas convocatorias, motivadas sin duda por la urgencia con la que se ha procurado dar respuestas, Gijón es una de las ciudades que más ayudas ha transferido al tejido económico local ya fuera de manera directa o indirecta. Y la que primero lo ha hecho. 

La Fundación Municipal de Servicios Sociales ha sido el otro gran sostén de los dos años largos de pandemia. La protección de las personas, las que se encontraban ya antes en situación de riesgo o exclusión social, y las que a raíz de la crisis sanitaria se encontraron de un día para otro en un escenario de vulnerabilidad, han sido la prioridad de los servicios sociales municipales. Dos mil veintiuno ha sido un año en el que se ha podido volver a trabajar en el desarrollo de proyectos no vinculados a la pandemia, pero los programas y las prestaciones para atender a las personas más vulnerables, en especial a la infancia, han seguido movilizando recursos económicos y técnicos, y lo seguirán haciendo necesariamente durante el próximo año, porque “que nadie se quede atrás” no es un eslogan de este gobierno sino un compromiso. 

Gijón no estaba preparada en marzo de 2020 para lo que estaba por llegar. Tampoco en junio, cuando tímidamente empezamos a volver a hacer nuestra la ciudad. Tampoco lo estaban las demás. Por eso hubo que cambiar, porque nuestro espacio urbano, tal y como estaba configurado, ya no nos servía. De un día para otro necesitábamos más espacio para las personas. Y esto no ha cambiado ni cambiará.

La pandemia ha acelerado un cambio de paradigma urbano que ya estaba en ciernes. Dos mil veintiuno ha sido un año de consolidación de algunos proyectos que, a veces desde la urgencia y la intuición, otras desde procesos largos de trabajo y consenso, impulsamos el año anterior. También de diseño y desarrollo de otros nuevos con un objetivo compartido: hacer una ciudad a escala más humana, que facilite un nuevo modelo de relación de las personas con nuestro entorno más cercano, y lo haga desde el redescubrimiento de una naturaleza urbana que nos dote de una mayor sostenibilidad y resiliencia para el futuro.

A pesar de que todo esto fue ayer, nos parece, a mí también, que ha pasado mucho más tiempo. A mi juicio, ese gran objetivo colectivo, el de resistir, resume bien lo que hemos hecho hasta hoy, con más luces que sombras. Por eso no voy a detenerme en lo concreto. Hoy quiero hablar de otra cosa. 

Quiero hablar de cómo pasamos de la resistencia a la recuperación. Quiero hablar de los retos que tenemos por delante. Quiero hablar de un proyecto global de ciudad, de un futuro que -recuerden cómo percibimos ahora el tiempo- no tardará en llegar.

Gijón ha de definir en los próximos años un nuevo contrato con la ciudadanía de hoy y con las generaciones futuras, un contrato verde, digital y social, y para ello es fundamental acertar en el modelo productivo por el que queramos apostar. 

La transformación de nuestra industria tradicional en un motor económico sostenible y generador de empleo de calidad es el primero de los retos que debemos abordar. Las inversiones anunciadas por ARCELOR MITTAL para transformar la factoría de Aboño en una acería verde constituyen un horizonte optimista, necesario, cercano (la mayor parte serán una realidad en 2024 y 2025) y sin embargo insuficiente, que debe servir como elemento tractor para que el conjunto de industrias de la zona oeste de la ciudad avance hacia procesos productivos que aprovechen los desarrollos tecnológicos para mejorar su competitividad desde estrategias de descarbonización y responsabilidad medioambiental. 

A ello deben contribuir las administraciones públicas con el compromiso inaplazable de finalizar las infraestructuras pendientes. La apertura y entrada en funcionamiento de la Variante de Pajares el próximo año supondrá superar la isla geográfica que hasta ahora ha sido Asturias en términos ferroviarios. Además de los viajeros, nuestras mercancías estarán más cerca de muchas ciudades españolas, pero también de ciudades europeas a través del corredor atlántico.

Pero a esta estrategia económica deben sumarse otros tres elementos. El primero de ellos es el desarrollo de la ZALIA, un asunto en el que el Gobierno de Asturias ha hecho avances este último año que deben ahora pasar de los planteamientos a los hechos. Disponer de suelo productivo competitivo para el desarrollo de nuestro tejido productivo es una pieza clave en cualquier estrategia económica de futuro. 

El segundo elemento es la finalización de las conexiones portuarias. Concluir los accesos de La Peñona, en ejecución, y desarrollar el proyecto del Vial de Jove, cuya fecha de apertura fijó el Ministerio para 2026, dotarán de una mayor competitividad a El Musel, mejorando los tráficos con las zonas logísticas locales y del resto de la península. 

Y el tercer elemento es la salida al mar. Facilitar una ruta rápida y permanente para el intercambio comercial en el arco atlántico permitirá establecer un nuevo modelo de relación económica y cultural de Gijón y de Asturias con las zonas más desarrolladas de Europa. La recuperación de la Autopista del Mar, que cuenta con 1,6 millones de euros en el proyecto de PGE para 2022, debe entenderse como una continuación natural del tráfico ferroviario de mercancías que con total seguridad potenciará la apertura de la Variante de Pajares. 

No se trata, por tanto, de poner fin a nuestra historia industrial. Si no de que nuestra industria tradicional se adapte a los tiempos y convierta en una oportunidad de desarrollo productivo y de creación de empleo la crisis climática en la que estamos inmersos. 

Junto a ello, Gijón debe apostar por nuevos sectores productivos vinculados al territorio y basados en el conocimiento, la innovación y la digitalización. El impulso de este gobierno a la Milla del Conocimiento, con la ampliación del Parque Científico Tecnológico de Cabueñes, es indudable. El proyecto de urbanización de los terrenos de La Pecuaria, que empezará el próximo año, impulsará en los próximos años un polo de desarrollo económico que prevé la creación de hasta 15.000 nuevos empleos en un entorno que favorecerá las sinergias y la colaboración entre agentes públicos y privados, con la Universidad de Oviedo como elemento diferenciador. 

El desarrollo de otros suelos para la actividad productiva, como el de La Camocha, con un primer vivero de empresas que será una realidad en 2022, o el del Natahoyo, que constituye una oportunidad para impulsar un polo de economía azul, en el que el Acuario puede jugar un papel dinamizador, forman parte también del nuevo modelo económico hacia el que Gijón debe avanzar.

Al desarrollo de estos nuevos sectores productivos debemos ser capaces además de incorporar a las empresas municipales. No solo a IMPULSA, también a la EMA, EMULSA o EMTUSA.

En definitiva, la transformación de nuestra industria y la diversificación de nuestros sectores productivos son la base material sobre la que construir un futuro de progreso, al que debe contribuir también un sector servicios que tiene en la agenda el reto de la digitalización, y un sector turístico que debe tender a la desestacionalización y a modelos sostenibles de desarrollo compatibles con el derecho a la ciudad. 

El segundo eje sobre el que creo que debe asentarse un proyecto de futuro para Gijón tiene que ver precisamente con esto: con el derecho a la ciudad y con el medio ambiente. Las nuevas agendas urbanas están transformando el espacio público de las ciudades. La lucha contra la emergencia climática se ha convertido en una prioridad para los gobiernos locales, que están actuando con una determinación muy superior a la de gobiernos regionales o nacionales en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

El gobierno de Gijón está firme y responsablemente comprometido con la lucha climática. Los proyectos de transformación urbana iniciados durante estos años han abierto debates en la ciudad, en muchas ocasiones interesados, sin que se hayan planteado alternativas que respondan a los retos que tenemos por delante. Gijón debe ser una ciudad más verde, con una contribución menor, y tendente a neutra, a los gases de efecto invernadero, preparada para resistir ante los fenómenos climáticos, protectora de su biodiversidad, y habitable y saludable para las personas que vivimos en ella. 

En este sentido, este mandato está siendo el de encarar los retos ambientales, poniendo en marcha nuevas estrategias o desbloqueando viejos proyectos. La calidad del medio ambiente está directamente relacionada con nuestra calidad de vida y con nuestra salud, y somos muy conscientes de ello. 

El agua de nuestra costa y de nuestros ríos debe recuperar valores óptimos de calidad que permitan el desarrollo de todo su potencial biológico y natural. Por eso la puesta en funcionamiento de la EDAR del este, que es inminente, y las inversiones de mejora en la EDAR del oeste, con consignación en los PGE y en fase de ejecución, son dos proyectos fundamentales que hemos desbloqueado este mandato. 

Fundamental también es el proyecto de restauración ambiental y de renaturalización de los ríos Piles y Peñafrancia, cuyo proyecto tendremos en marzo de 2022 para pasar directamente a licitar la obra, que supondrá la recuperación de un ecosistema fluvial que habíamos perdido hace muchos años. Un proyecto ambicioso que se desarrolla en paralelo a la mejora del saneamiento de los equipamientos públicos y privados del entorno, que han acometido importantes inversiones y que lo seguirán haciendo durante los próximos años. Antes de que finalice 2021 se iniciarán las obras de reforma del colector de Peñafrancia, financiadas con un millón de euros por el Gobierno de Asturias.

La nueva gestión del conjunto de los ríos del concejo en cuanto a su diagnóstico, limpieza y mantenimiento, a través de un convenio con la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, forma parte también de esta estrategia para mejorar la calidad de las aguas y cuidar nuestros cursos fluviales y sus ecosistemas asociados, y movilizará casi 3 millones de euros entre 2022 y 2025. 

Mejorar la calidad del aire que respiramos es otro de los retos ambientales que Gijón tiene por delante. Reducir la contaminación atmosférica es una cuestión de salud pública, y a este objetivo responden diferentes iniciativas puestas en marcha durante estos dos últimos años y que deberán desarrollarse durante los que están por venir. 

Unas tienen una acotación geográfica y temporal concreta, como el plan de acción a corto plazo de la zona oeste, cuyas 25 medidas deben contribuir a la reducción de emisiones en estos barrios durante el próximo año y medio. 

Otras tienen objetivos a corto, medio y largo plazo y conciernen a toda la ciudad, como es el caso de la Ordenanza de Movilidad Sostenible, aprobada con un amplio consenso político, y el Plan de Movilidad Sostenible que ahora estamos elaborando. Estos dos instrumentos deben servir para realizar una profunda transformación urbana en nuestra ciudad, modificando los hábitos de movilidad hacia una movilidad sin emisiones basada en los desplazamientos peatonales y en bicicleta y en el uso cotidiano del transporte público sostenible, reduciendo el uso del vehículo privado al mínimo imprescindible. 

Pero hablar de la movilidad del futuro en Gijón es hablar del metrotrén, que supondrá la verdadera transformación vertebradora de la movilidad en nuestra ciudad y en el área central de Asturias. Aparcar los delirios y volver a situarnos en la realidad facilitará un acuerdo sensato y a la vez exigente con los plazos y la financiación. 

Junto a la nueva movilidad urbana hay otro elemento que ha de definir en los próximos años la nueva configuración del espacio público: la naturalización. Gijón ha de planificar la incorporación de nuevas zonas verdes y más arbolado a su entramado urbano, en el centro y los barrios, porque la vegetación contribuye a la absorción de gases y reduce la temperatura de la ciudad. 

Algo hemos avanzado en este sentido en lo que va de mandato. La reforma de la avenida de El Molinón, que hemos convertido en parque, o el concurso de ideas de Fomento-Poniente, son dos buenos ejemplos de cómo podríamos dibujar el futuro de un gran paseo litoral y fluvial al que incorporar unas renovadas fachadas marítimas, o el de unas avenidas convertidas en corredores verdes, o el de unos barrios organizados en torno a ecomanzanas y unos colegios e institutos con entornos escolares seguros.   

En definitiva, Gijón debe ser una ciudad más verde y con un menor consumo de combustibles fósiles. También una ciudad que genere menos residuos y potencie el reciclaje y la reutilización, y que opte por sistemas energéticos inteligentes y sostenibles en los servicios y equipamientos públicos. Asuntos, todos ellos, que están hoy en la agenda del gobierno local. 

Creo que, a estos dos grandes ejes, el productivo y el ambiental, un proyecto global de futuro para nuestra ciudad debe sumar un tercero: el social o el de la igualdad, que en un ámbito local se sustancia fundamentalmente en unos servicios públicos de calidad. Modernizarlos, hacerlos flexibles, ágiles y permeables a la realidad social de cada momento es el reto fundamental que tenemos por delante.

En los próximos años, Gijón debe reordenar sus servicios sociales, no solo en lo administrativo, sino también en el diagnóstico de las necesidades y en la articulación de los programas y prestaciones con las que contribuir a darles respuesta. Es necesario avanzar en una nueva Ordenanza de Prestaciones Sociales, en el trabajo colaborativo con el Tercer Sector y en enfoques sociocomunitarios y transversales, especialmente con las personas mayores. 

También en políticas de vivienda es necesario dar un salto. Aumentar el parque de vivienda pública para alquiler social es la mejor política para dar una solución al problema del acceso a la vivienda en nuestra ciudad, especialmente de los jóvenes. Esta línea de trabajo ya iniciada debe adquirir cada vez mayor peso frente a las ayudas, porque constituye un instrumento mucho más eficaz para intervenir en el mercado del alquiler y sus precios, y garantizar el acceso a una vivienda digna. 

Gijón ha sido siempre una Ciudad Educadora. Renovar su compromiso con la comunidad escolar debe formar parte también de un nuevo contrato con los gijoneses. En los próximos años nuestra ciudad contará con nuevos centros educativos: en septiembre de 2022 abrirá la nueva Escuela Infantil Eusebio Miranda, y un año después el nuevo Colegio Público de Nuevo Roces. El centro de innovación vinculado a la FP en Laboral, junto a nuevas escuelas infantiles en proyecto, formarán parte en pocos años de la oferta educativa de nuestro concejo.

La cultura es siempre sinónimo de oportunidad, la que en Gijón tenemos con el proyecto de Tabacalera Centro para la Cultura Contemporánea, no solo por el proyecto en sí, sino por lo que significa de dinamización de nuestro casco histórico, un activo en sí mismo, y por la reordenación de todos los equipamientos y las políticas culturales a la que nos conduce la apertura de la vieja fábrica de tabacos. 

Y si de retos hablamos cuando en estos días todavía luchamos por salir de una pandemia, la ampliación del Hospital Universitario de Cabueñes es si cabe el más prioritario. El inicio de las obras no puede sufrir más retrasos. Tampoco más excusas. Gijón y el conjunto del Área V necesitan renovar su atención hospitalaria con un equipamiento de referencia en lo asistencial que debe serlo también en el campo de la investigación biosanitaria. Una apuesta por un sistema sanitario público en la ciudad que debe mirar también hacia la Atención Primaria, que se ha demostrado indispensable, a pesar de su precariedad, durante la etapa más dura de la crisis sanitaria. 

Como habrán percibido, he intentado esbozar a grandes rasgos, y en torno a tres ejes -el económico, el ambiental y el social- un proyecto global de ciudad en el que todo está relacionado, y que intenta dibujar un futuro cercano y realista. He hablado de proyectos concretos, de fechas y de cifras, y he querido huir de la tentación que todos tenemos, cuando imaginamos el futuro, de escribir una carta a los Reyes Magos. Saben además que soy republicano. 

Lo que en otras circunstancias podría llevar una década, en estas podríamos reducir los tiempos a la mitad gracias a unos Fondos Europeos complementarios que recibirán tanto la iniciativa privada como las administraciones públicas.

Será la mayor transformación de nuestra ciudad en las últimas décadas y eso exige diálogo, consenso y compromiso.

A ello estamos emplazados todos

Muchas gracias.