IU defiende un proyecto de ordenanzas fiscales en el que “por primera vez en ocho años quien más tiene más aporta”.

  • El proyecto para 2020 acordado con el PSOE asegura la sostenibilidad de los servicios públicos e introduce criterios medioambientales y equitativos en la fiscalidad municipal. 
  • La introducción del IBI diferenciado, una de las propuestas de IU recogida en el Acuerdo de Gobierno, permitirá grabar inmuebles con uso empresarial valorados en más de un millón de euros. 
  • La rebaja en el precio del billete del autobús, la gratuidad de los museos o los descuentos en el acceso a la programación cultural forman parte de un modelo de ciudad sostenible y social.

Izquierda Unida y PSOE han consensuado un proyecto de ordenanzas fiscales para 2020 que parte de una revisión integral de los tributos municipales congelados desde hace más de ocho años. La política fiscal de los gobiernos de Foro, presididos por Carmen Moriyón, mermó durante los últimos años la capacidad de financiación del Ayuntamiento, con efectos directos sobre la inversión productiva, el mantenimiento urbano o el sostenimiento y la modernización de los servicios públicos. Dicho de otra manera: la congelación de impuestos supuso en Xixón recortes en políticas públicas. El nuevo gobierno de coalición actualiza con este proyecto las normas tributarias municipales, introduciendo criterios medioambientales y equitativos que concretan uno de los objetivos reivindicados por IU: una suerte de progresividad fiscal que sin poder serlo consigue parecerlo: Xixón contará en 2020 con unas ordenanzas fiscales que cumplen la regla del “quien más tiene más aporta”. La nueva normativa supone también una adaptación de los tributos, tasas y precios públicos al modelo de ciudad que IU quiere impulsar basado en la sostenibilidad ambiental y la inclusión social.

El proyecto en 5 claves

  1. Un IBI diferenciado para las grandes actividades económicas

El cambio en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles es una de las claves del proyecto fiscal presentado por el gobierno. Mientras se mantiene el tipo normal en el 0,45% -el que afecta a los usos residenciales-, la ordenanza establece un nuevo tipo del 0,79% para los inmuebles con un valor superior al millón de euros y un uso diferente del residencial. La medida afecta a 151 inmuebles: almacenes, aparcamientos, oficinas y establecimientos de ocio, hostelería y comercio. 

El IBI diferenciado es una de las propuestas de IU recogidas en el Acuerdo de Gobierno con el PSOE que la coalición había intentado ya impulsar, sin éxito, el pasado mandato.  

2. Nuevas tasas para la actividad económica en el espacio público

El proyecto de ordenanzas fiscales presenta también novedades en cómo se grava el uso del espacio público para la actividad económica. Los cajeros automáticos pasan de abonar una tasa anual de 125 euros a una de 375 euros. Se crean además dos nuevas tasas: una para instalaciones de transporte de energía eléctrica, gas, agua e hidrocarburos; y otra aplicable a la telefonía móvil (antenas, microceldas y redes instaladas en el dominio público).

3. Una política fiscal para una movilidad más sostenible 

Cambiar la forma en la que nos movemos por las ciudades es uno de los objetivos del desarrollo sostenible y también uno de los criterios del proyecto de ordenanzas fiscales de Xixón para 2020. La medida más destacable es la reducción del precio del billete ordinario de autobús de EMTUSA, que pasa de 0,82 euros a 0,70 euros con tarjeta; y la gratuidad para menores de 16 años (hasta ahora el límite estaba en los 13 años). 

Junto a esta medida, contemplada en el Acuerdo de Gobierno y que pretende fomentar el uso del transporte público, el proyecto fiscal introduce otras orientadas a desincentivar el uso del automóvil en la ciudad que afectan especialmente a los más contaminantes. En este sentido se introducen cambios en las bonificaciones en el Impuesto Sobre Vehículos de Tracción Mecánica –la viñeta-, y se actualizan todas las tarifas de la ORA (estacionamiento en zona azul y grúa). Los vehículos de cero emisiones (eléctricos e híbridos con autonomía mínima de 40km) cuentan en el proyecto con bonificaciones del 50%. 

4. Unos servicios públicos accesibles, equitativos y sostenibles

La equidad en el acceso a los servicios públicos municipales es otro de los criterios que ha estado presente a la hora de elaborar el proyecto de ordenanzas fiscales. Así, como carácter general, se establecen precios inferiores en actividades culturales, deportivas y de ocio para familias con escasos recursos (perceptoras de subsidio, Salario Social, becas comedor…). También se reduce el precio mensual del Servicio de Teleasistencia, que pasa de 15 a 12,69 euros. 

En materia cultural, IU y PSOE eliminan de manera definitiva el precio de entrada de los museos municipales e incorporan en el proyecto fiscal precios reducidos para jóvenes en el acceso a conciertos y espectáculos de danza de la Fundación Municipal de Cultura, que se suman a los ya existentes en el Teatro Jovellanos. Se trata de medidas que buscan en su conjunto promocionar el acceso a la programación cultural de la ciudad.

También el Patronato Deportivo Municipal sufre modificaciones en sus precios públicos. De un lado, el proyecto supone un incremento medio del 4,7% para estabilizar unas cuentas que durante los últimos años de gestión del gobierno de Foro han venido no cuadrando. De otro, se mantienen las cuotas de abonados y se incrementan las bonificaciones en el uso de instalaciones deportivas municipales. El proyecto combina así la sostenibilidad de los servicios municipales deportivos con la equidad en el acceso. 

5. Sostenibilidad ambiental: agua y residuos

El Acuerdo de Gobierno de IU y PSOE incide en las políticas de sostenibilidad ambiental y fija algunos objetivos concretos, entre ellos el ahorro en el consumo de agua y la mejora de la gestión de las aguas residuales, y un nuevo Plan de Gestión de Residuos que permita cumplir la normativa comunitaria en materia de reciclaje. El proyecto de ordenanzas fiscales se adapta a estos dos objetivos, introduciendo dos medidas que apuntan en esa dirección: el incremento de las tasas de agua (un 5%, 2 céntimos de euro al mes) y de recogida de basuras (0,5 euros al mes).