Izquierda Unida denuncia que se desplazó una exposición dedicada a la literatura infantil y juvenil para celebrar en ese espacio la invitación posterior de la entrega del campeonato de asturias de pinchos y tapas

  • La formación de izquierdas quiere saber quién dio la orden del desplazar la exposición y quién autorizó la celebración en la sala de exposiciones, invitación posterior a la entrega de premios. 
  • Ana Castaño, califica de arbitraria la decisión porque se ha autorizado un tipo de actividad que, en otras ocasiones, se ha denegado.
  • “Estamos ante un nuevo ejemplo de aplicación de criterios diferentes para la autorización de actividades de similares características”, dice la edil de IU.

En la sala de exposiciones de Centro Municipal Integrado Pumarín Gijón-Sur desde el  2 al 23 de Abril está teniendo lugar la exposición  ’30 años de Literatura Infantil y Juvenil en Asturias’ organizada por la Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidad Popular,en el marco del programa ‘Un Sur de letras’que se desarrolla a lo largo del mes de abril en dicho centro y que tiene como objetivo el fomento de la lectura.

A pesar de que la sala de exposiciones del Centro estaba ocupada por la citada exposición, el martes 16 fue preciso desplazarla para que, en ese mismo espacio, tuviera lugar la segunda parte de la entrega de premio del XII Campeonato de Asturias de Pinchos y Tapas 2019, que consistió en la degustación de alimentos y acompañados de bebidas, algunas de ellas alcohólicas.

Las normas generales de uso y participación ciudadana en los equipamientos municipales (Boletín Oficial del Principado de Asturias de 6 de noviembre de 2001) establecen que no está permitido “comer en los diferentes espacios, salvo por actividades en las que se autorice lo contrario. Únicamente, en las zonas de máquinas expendedora, se permitirá comer y beber los productos allí existentes, así como en las zonas de cafetería”.

Ana Castaño, concejala de Izquierda Unida, quiere saber “quién ordenó el desplazamiento de la exposición y autorizó excepcionalmente la celebración de la actividad,  que siguió a la entrega de premios en la sala de exposiciones. Calificamos de excepcional la autorización porque generalmente estas actividades no son permitidas y a nuestro entender, en esta caso, se han incumplido las normas del centro en lo referido al consumo de alimentos y bebidas alcohólicas. Resulta además  inexplicable que, cuando el centro cuenta con cafetería, se  haya tenido que ocupar la sala de exposiciones y desplazar la exposición”.

“Estamos”, declara la concejala, “ante otro ejemplo de la arbitrariedad con la que se toman las decisiones sobre el uso de los espacios municipales, ya que ante situaciones semejantes se adoptan decisiones diferentes. En unos casos se es extraordinariamente rígido en la aplicación de las normas, basta recordar los problemas a los que se ven sometidas las entidades con sede en la Escuela de Comercio,  y en otras, como ha sido en esta ocasión, no se duda en autorizar un tipo de evento que habitualmente no es permitido y desplazar una actividad organizada por la administración municipal y programada en tiempo y forma para dar cabida a un acto de carácter meramente social organizada por una entidad privada”.

Finaliza la edil de Izquierda Unida señalando que “esta situación está generando malestar entre las entidades que utilizan los espacios municipales y entre el personal municipal” y reclama que “se apliquen criterios comunes en cuanto a la celebración de actividades y se revise y adapte las normas de uso de los equipamientos municipales”.