Ana Castaño espera que las actividades de animación a la lectura comiencen a desarrollarse con regularidad

DSC07510web
  • La edil recuerda que estos servicios son “muy valorados” por los usuarios y pide además “ideas nuevas” para la Red Municipal de Bibliotecas.

La concejala de IU Xixón Ana Castaño preguntará, en el Pleno Municipal de Agosto, cuándo se iniciarán las actividades de animación a la lectura que se desarrollan en las Bibliotecas Municipales. Aunque la edil conoce que se han convocado algunas de manera esporádica, Castaño desea que “desde septiembre u octubre se recuperen de forma organizada”.

Castaño criticó la falta de regularidad de estas actividades durante el último año teniendo en cuenta que “son muy bien valoradas por los usuarios, que componen el público más fiel de las Bibliotecas”. Estas lagunas en la programación son para la edil “un síntoma de lo que sucede a lo largo del ayuntamiento. Está relacionado con la contratación administrativa”.

La concejala considera que “hay un celo extraordinario en el mantenimiento de las formalidades, pero el objeto de un contrato es la prestación de un servicio a la ciudadanía”. En el caso de las Bibliotecas la licitación quedó desierta, según relató porque “se ha licitado todo el conjunto de actividades y no hay empresas con capacidad para prestar ese servicio, así que queda desierto y en la segunda vuelta hay que licitarlo de otra manera”. Castaño se pregunta si “lo pudieron hacer la primera vez así y prestar el servicio desde enero” y señaló que estas situaciones se reproducen en otros ámbitos de la contratación.

También resaltó “la ausencia de ideas y de proyectos por parte del Gobierno en el ámbito de cultura. Hay un dicho que dice que ‘los abuelos fundan una empresa, los hijos la mantienen y los nietos la hunden’ Foro se encontró una red de bibliotecas potente y con gran número de usuarios. En el primer mandato se mantuvo, pero en el segundo mandato la realidad es que la nave está casi naufragando. Se necesitan ideas nuevas”.

Por ello cree Castaño que “es imprescindible que las bibliotecas se adapten al siglo XXI. Las personas acuden a las bibliotecas buscando actividades, deben llegar a nuevos públicos, a la gente joven, que encuentre útil la biblioteca. No vemos que el Gobierno se esté interrogando sobre estas cuestiones”.