Transparencia, Participación y Democracia

entraenelatunmiento

Un ayuntamiento de la ciudadanía

A lo largo de los últimos cuatro años hemos asistido al incremento de las demandas ciudadanas de mayor transparencia, participación y en definitiva de una mayor calidad democrática.

La administración local es la administración más cercana a la ciudadanía, de modo que ésta puede participar de manera más directa en las decisiones relativas a la actividad que desarrolla y los servicios que presta.

Desde IU apostamos por un modelo de ciudad basado en la corresponsabilidad y en los acuerdos compartidos. Partimos de reconocer que la construcción de ciudad debe ser un compromiso de todas y todos sus habitantes. La participación ciudadana se constituye en el eje vertebral y trasversal de nuestra propuesta, que se fundamenta en el convencimiento de que a mayor participación, mayor democracia.

Se trata de avanzar hacia una democracia participativa que ponga a los ciudadanos y ciudadanas en el centro de atención y que posibilite su participación en las decisiones de los Gobiernos, en la planificación y ejecución de las políticas públicas y en la gestión de los servicios públicos.

Desde IU impulsaremos medidas que permitan que:

• Se simplifique y facilite el ejercicio de los derechos de Iniciativa Popular, Consulta Ciudadana y Audiencia Publica reduciendo sensiblemente el número de firmas exigidas en la actualidad.

• Se facilite el acceso a los mecanismos de consulta a todas aquellas personas empadronadas mayores de 16 años.

• Se incorpore la figura de la consulta vinculante para aquellos asuntos de especial transcendencia ciudadana

• Se revise el carácter de los consejos sectoriales y de los consejos de distrito de modo que dejen de ser meros órganos auxiliares y consultivos de la actividad municipal para que pasen a desempeñar un papel activo en el control de lo municipal con capacidad decisoria en algunas materias.

• Se regule el uso de medios electrónicos para promover y desarrollar espacios y mecanismos para facilitar el ejercicio del control social en los procesos de elaboración de ordenanzas, formulación y seguimiento de políticas, planes y programas, proceso de rendición de cuentas y la solución de problemas particulares dentro de la gestión institucional

• Se articulen mecanismos que potencien e impulsen el papel de las asociaciones y entidades ciudadanas en cuanto representantes de la sociedad civil organizada. En este sentido estimamos necesario revisar las convocatorias de ayudas y subvenciones, estableciendo criterios precisos en cuanto a su adjudicación. Asimismo creemos que es preciso que se estudien las necesidades de espacios, tanto para su funcionamiento ordinario como para actividades, de las entidades, valorando la posible creación de un hotel de asociaciones. También consideramos necesario que se facilite al entramado asociativo de la ciudad espacios y soportes para la difusión de sus actividades.

• Se creé una página web en la que cualquier ciudadano pueda formular iniciativas para que desarrolle el Ayuntamiento que si son apoyadas por un número suficiente de personas obliguen necesariamente al Gobierno Municipal bien a tomarlas en consideración, bien a explicar motivadamente las razones por las que no sea posible llevarlas a cabo.

• Se favorezca el acceso a los procesos de participación de aquellas personas que por circunstancias diversas tengan especiales dificultades para el acceso a estos, de manera que se asegure a todas las personas el acceso en igualdad a los mecanismos de participación.

Un ayuntamiento transparente

Junto con la participación ciudadana, la transparencia tanto en la gestión como en la rendición de cuentas deben ser los ejes rectores de la actividad municipal que harán posible la recuperación de la confianza de la ciudadanía en las instituciones. De acuerdo con lo expuesto, desde Izquierda Unida impulsaremos las siguientes medidas:

• Publicación del patrimonio de todos los cargos públicos, no solo de los miembros de la corporación sino del personal de confianza, así como de los gerentes de empresas municipales y directores de organismos autónomos y de los requisitos y meritos para el desempeño de los citados puestos.

• Publicación de los salarios de cargos públicos así como de las dietas y demás conceptos retributivos percibidos por los miembros de la corporación

• Publicación de la agenda de los miembros de la corporación, directores de empresas y directores de organismos autónomos.

• Actuaciones que acerquen la actividad administrativa a la ciudadanía, como la publicación del organigrama completo con indicación de nombres y apellidos de los las responsables del primer nivel administrativo o la publicación del organigrama completo de la organización municipal.

• Publicación de las actas de las Juntas Rectoras de los Organismos Autónomos y de los Consejos de Administración de las Empresas Municipales.

• Publicación de las quejas ciudadanas y de las respuestas a estas.

• Publicación de las sentencias que recaigan en el ayuntamiento.

• Publicación de las subvenciones concedidas, indicando destinatario, objeto de las subvención, importe y modalidad de la concesión (concurrencia competitiva, convenio, subvención nominativa)

• En el procedimiento de elaboración de los presupuestos se han de introducir elementos suficientes de comprensión de los mismos de tal forma que cualquier persona interesada en conocer sobre la gestión pública se encuentre con declaraciones de voluntad objetivables y no de carácter vago y/o genérico como suele suceder. El presupuesto municipal se ha de acompañar, por tanto, de una Memoria por cada programa que permita conocer los objetivos previstos, las unidades administrativas afectadas, los medios humanos, financieros e indicadores que permitan precisar en cada momento, y en particular al final del ejercicio, el grado de consecución del objetivo. A fin de ir realizando un seguimiento que posibilite establecer modificaciones con fundamento sólido, se elaborarían informes al final de cada trimestre.

• Publicación de los indicadores de gestión de los diversos servicios ciudadanos así como de los expedientes tramitados, plazos de espera, personas atendidas, de modo sistemático prestando especial atención a aquellos servicios, cuya labor este directamente relacionada con la atención a las personas.

• Se pondrá a disposición de la ciudadanía información sobre la obras en marcha, presupuesto, fechas, ubicación, estado, grado de ejecución y empresa adjudicataria.

• Publicación de toda la información relativa a la adjudicación de contratos menores, indicándose órgano de contratación, presupuesto inicial, importe de la adjudicación y adjudicatario.

• Se mejorara la información relativa a la licitación de contratos mayores incluyendo, por ejemplo, información sobre las personas que forman la mesa de contratación, la distintas propuestas recibidas y su valoración.

• Publicación de relación de gastos de más de 500€ abonados, con indicación de servicio que ha realizado el gasto, o concepto, importe y beneficiario.

• Las publicaciones a las que se hace referencia anteriormente deberán hacerse en un plazo no superior a un mes a partir de que se produzca el acto y los datos serán reutilizables de modo que puedan ser objeto de tratamiento por todos aquellos colectivos y personas interesados.

• Se impulsara una Ordenanza sobre transparencia y acceso a la información que recoja y desarrolle, entre otros, los puntos citados anteriormente.

• Se propondrá la creación de una Concejalía de Participación y Transparencia que, bajo la dirección de Alcaldía, se responsabilice del impulso y promoción de las políticas, de manera que tengan un carácter transversal en la acción de gobierno. Con dependencia orgánica de esta Concejalía se nombrara un/a responsable con nivel orgánico de dirección de área del que dependerá un servicio que deberá contar con el personal preciso para asegurar que las políticas en esta materia sean desarrollada desde todos los ámbitos de la administración municipal.

En definitiva, desde IU consideramos que el objetivo que debe guiar la acción de gobierno en materia de trasparencia será el de poner a disposición de la ciudadanía todos los datos de que se disponga ya que estos no son propiedad de la administración municipal. Los datos deberán presentarse actualizados, en un formato legible por maquinas y que permita su reutilización para poder hacer comparativas, estadísticas etc., estableciendo un dialogo constante con la con la ciudadanía.

Un ayuntamiento más democrático

Desde IU entendemos que es preciso mejorar la calidad de nuestra democracia entendiendo por tal el grado en que, dentro de un régimen democrático, una convivencia política se acerca a las aspiraciones democráticas de su ciudadanía, así a las medidas que hasta ahora se han indicado se deberán añadir :

• Desarrollar medias que favorezcan tanto la acción de control al gobierno municipal por parte de los grupos de la oposición como la obligación de reuniones quincenales de la Junta de Portavoces, asegurando la presencia de representantes de todos los grupos en los Consejos de Administración de las empresas municipales.

• Establecer medidas contra el trasfuguismo de modo que ningún grupo municipal pueda beneficiarse de este fenómeno que constituye uno de los peores descréditos de la vida política y una deformación de la voluntad popular.

• Regular la prohibición de recibir obsequios así como la obligación de que los altos cargos y cargos directivos municipales ingresen en el patrimonio del Ayuntamiento cualquier regalo que reciban.

• Ajustar las retribuciones del equipo de gobierno, personal eventual, concejales-delegados y miembros de grupos municipales a la tabla retributiva del personal del ayuntamiento de Gijón. Ningún gerente de empresa, ni director de un organismo autónomo o similar podrá tener una retribución superior a la de dirección de Área, y no podrán establecerse indemnizaciones de blindaje en los contratos de alta dirección. En los supuestos de que quien celebre el contrato sea un empleado público, este deberá renunciar a la indemnización prevista en la norma reguladora de los contratos de alta dirección.

• Prohibir el cobro de dietas u otro tipo de emolumentos por actividades que estén directamente en relación con el cargo que se desempeñe en el supuesto de que éste ya sea retribuido, impidiéndose los sobresueldos de los altos cargos por desarrollar actividades de representación del Ayuntamiento en empresas o entes públicos.

• Permitir que sea compatible con la condición de alto cargo municipal ser miembro de la dirección de un partido político, pero sin retribución, de tal forma que obtenerla sea causa de incompatibilidad, en el marco de la legislación aplicable.

• Impulsar la elaboración de un código ético que abarque tanto a los miembros de la corporación como al personal directivo y los empleados/a del ayuntamiento que ponga en valor los principios que deben guiar la acción municipal.

Un ayuntamiento no confesional

Defendemos la necesidad de profundizar en la radical separación entre las instituciones y las distintas confesiones religiosas implantadas en el territorio, sea cual sea su presunto nivel de implantación en la ciudadanía. Esta exigencia viene derivada no sólo del mandato que impone nuestra Constitución y de los principios garantizados en nuestro Estatuto de Autonomía, sino también y muy especialmente, de la necesidad de profundizar en una exigencia cívica y democrática que, sin pretender negar el fenómeno religioso y desde el respeto más escrupuloso a la libertad de conciencia y su diversidad, garantice la máxima neutralidad pública respecto del mismo y su libre desarrollo en los ámbitos no institucionales.

Con todo, promoveremos además las siguientes medidas:

• Garantizar la independencia de las Administraciones Públicas respecto a las confesiones religiosas evitando cualquier donación de suelo público o financiación pública para la instalación de infraestructuras religiosas o realización de actividades de marcado carácter confesional.

• Suprimir todo tipo de simbología religiosa en actos oficiales en todo el territorio así como en los espacios públicos, que deberán estar exentos de símbolos religiosos y menciones confesionales.

• Establecer la no presencia de autoridades municipales en tal condición en cualquier tipo de celebración religiosa sea de la naturaleza que sea.

Un ayuntamiento fiscalmente más justo y solidario

Nuestro planteamiento respecto a la política tributaria es muy claro: queremos incrementar la presión fiscal a las personas que tienen más recursos con el fin de expandir y enriquecer las transferencias y los servicios públicos del Estado de Bienestar que contribuyen a enriquecer la calidad de vida de toda la ciudadanía y muy en particular la de las clases populares, a base de políticas redistributivas encaminadas a reducir las desigualdades sociales y la discriminación y explotación que las sustenta, favoreciendo un mayor desarrollo del gasto publico, incluyendo el gasto publico social, una mayor extensión del Estado del Bienestar y una menor desigualdad.

Pero además estamos convencidos de que incrementar la presión fiscal progresiva contribuiría a estimular la economía a base de nuevas inversiones publicas, sobre todo, en servicios públicos creadores de empleo. Y por el contrario, bajar los impuestos y el déficit quiere decir bajar el estimulo económico. Y bajar la carga fiscal quiere decir bajar el gasto público y con ello la inversión, precisamente lo contrario que debiera hacerse. En definitiva, el aumento de la presión fiscal progresiva es necesario no solo para reducir el déficit del Estado del Bienestar, sino también para incrementar el gasto publico y estimular la economía financiera, políticas de impulso del empleo, de rescate y mejora de los servicios públicos, de una política social en el ámbito municipal más intensa, de inversiones en infraestructuras en los barrios, de mejora de los servicios públicos para todas y todos los gijoneses, lo cual requiere disponer de los recursos económicos que las puedan financiar, es decir de los impuestos y tasas municipales.

Por lo tanto afirmamos que subir los impuestos a los que más tienen es justo, es solidario y es eficaz, es decir es de izquierdas, y bajarlos, como pretenden el Partido Socialista y las formaciones conservadoras, es profundamente injusto, es insolidario y no contribuye a salir de la crisis, es decir es de derechas. De la misma manera nos reiteramos en que aumentar la progresividad fiscal, de tal forma que pague más el que más tiene y menos el que menos tiene, es de izquierdas y, por el contrario, basar la mayor parte de la política fiscal en el incremento de los impuestos indirectos, tal y como se ha venido haciendo, es de derechas.

Por todo ello:

• Impulsaremos hasta el máximo que permita la ley la progresividad fiscal en todos los tributos y precios públicos municipales, de tal manera que paguen más quienes posean mayor nivel de riqueza y menos quienes menos posean.

• Impulsaremos que el Gobierno de Asturias establezca un impuesto a las viviendas que se encuentren deshabitadas cuya recaudación se transfiera en su mayor parte a los Ayuntamientos.

• Estableceremos una bonificación del IBI de hasta el 50 por ciento de su cuota a todas las viviendas protegidas de acuerdo con lo establecido en la Ley de Haciendas Locales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *