Cosme García «No habrá otro momento mejor para ensayar si el Muro se puede cortar»

  • «La intención es mantener en el tiempo algunas de las medidas que vamos a tomar durante la crisis sanitaria»Cosme García Director general de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento.

/ por Iván Villar para elComercio.es /

La ‘nueva normalidad‘ comienza con una nueva movilidad. Y a Cosme García (Vigo, 1959) le ha sorprendido en plena tramitación de la ordenanza con la que Gijón quería transformar la suya. El inicio de la desescalada ha obligado a adoptar con urgencia algunas medidas que, como pretende la norma en la que viene trabajando desde el año pasado, inciden en ganar espacios para el peatón y la bicicleta.

-¿Tiene vocación de permanencia el cierre de un carril del Muro? 

-El objetivo principal de esta medida es ampliar el espacio físico para que los peatones puedan mantener la distancia entre ellos. Pero es evidente que la situación de aislamiento nos da una oportunidad para probar cosas y hacer ensayos. Y ahora que hay poco tráfico es el momento de ver cómo reacciona, cómo fluye y si realmente se puede cortar. A partir de los datos de la red de aforos sacaremos conclusiones y veremos qué se decide en el futuro.

-Pero los datos pueden ser engañosos. En algún momento el nivel de tráfico se recuperará.

-Evidentemente. Y según se vaya incrementando, podremos comprobar su evolución. Normalmente para estas cuestiones se utilizan modelos informáticos, bastante complejos y con un cierto margen de error, porque a veces la reacción de los conductores es imprevisible. Aquí suponemos que se desviarán por la avenida de Castilla y la Costa, pero no tiene por qué ser así. Probarlo ahora es la mejor manera de saberlo. Nunca podremos hacer un ensayo mejor que este, igual que las obras del pozo de tormentas nos permitieron probar el impacto de peatonalizar la avenida del Molinón.

-Al margen de las decisiones que se tomen a largo plazo, ¿el cierre continuará en verano? 

-La idea es que se mantenga todo el verano, sí.

-El ensanche del carril bici ya estaba sobre la mesa. ¿Esta medida sí será permanente? 

-Sí, de ninguna manera volveremos a estrecharlo. Pero como en todo, seguimos con ensayos. Y depende de lo que dure el cierre del tráfico, incluso podríamos plantearnos cambiarlo al otro lado del carril cortado.

-¿Cuándo empezarán a funcionar los ‘ciclocarriles’, limitados a 30 por hora para coches y bicicletas, que han anunciado para los principales ejes viarios? 

-La intención es empezar a pintarlos ya esta semana. Previsiblemente empezaremos por la avenida de la Costa y seguiremos por Manuel Llaneza y Pablo Iglesias.

-¿Llegan para quedarse? 

-El concejal (Aurelio Martín) ya explicó que parte de las medidas que tomaremos por la situación sanitaria tenemos intención de mantenerlas en el tiempo. Pero no sería prudente decir aún cuáles, porque todo son ensayos.

-¿Crear ciclocarriles significa renunciar a nuevos carriles bici? 

-No, seguimos con la intención de completar la red de carriles bici, que complementaríamos con estos ciclocarriles. Hay alguno nuevo prácticamente diseñado, pero aún tenemos que hablar con los vecinos. Aparte, seguimos pendientes del plan de movilidad. Tenemos redactados los pliegos para licitar su evaluación ambiental y en los próximos días los veremos con el Foro de Movilidad.

-Pero las bicis, ¿mejor por la calzada o por un carril propio? 

-Hay teorías para todos los gustos, pero la estrategia es que con el tiempo la gente se vaya acostumbrando a ir por la calzada. El carril bici segregado, aparte de que obliga a ocupar nuevos espacios, se suele asociar más a desplazamientos de ocio. Y la idea es generalizar la bicicleta como un medio de transporte más. Aunque todo es complementario y de momento la gente se siente más segura y confiada por el carril bici. Será una transición larga.

-Aurelio Martín avanzó que la situación sanitaria también acelerará un plan de peatonalizaciones. ¿En qué calles? 

-Se está trabajando aún en ello, pero probablemente ya haya una propuesta en una semana. No incidirá en un distrito concreto, sino que se repartirá por toda la ciudad, especialmente donde las aceras sean muy estrechas. Algunas serán peatonalizaciones provisionales, con actuaciones que se puedan revertir, y otras definitivas, ya con obras.

-¿Hay fecha para la de la avenida de El Molinón? Foro dice que podría posponerse a 2022.

-Desconozco por qué. No sabría dar una fecha concreta, porque depende de otras áreas. Pero ya se está terminando el proyecto definitivo para sacarla a concurso.

Etiquetas ambientales 

-Plantean ahora posponer un año las restricciones ambientales para circular en coche por Gijón. ¿Se han retractado de sus planes? 

-En absoluto. Se retrasan un año porque las circunstancias han cambiado y somos conscientes de que hay una crisis que afecta a todos los ámbitos. Pero la filosofía de la nueva ordenanza de Movilidad se mantiene.

-¿Puede permitirse todo el mundo cambiar a un coche que sí tenga etiqueta ambiental? 

-En ese asunto hay mucha demagogia. Los plazos de la ordenanza son suficientemente largos para que a la inmensa mayoría de los propietarios les dé tiempo a hacerlo. Y alguien que use el coche como herramienta de trabajo tampoco puede permitirse el lujo de tener uno de más de 25 años y estar todo el día en el taller. Seguro que habrá casos particulares que habrá que estudiar, pero lo previsible es que en breve haya ayudas estatales para pasarse a coches eléctricos. Y además hay un mercado creciente de coches de segunda mano que ya tienen etiqueta ambiental.

-En solo dos años no se podrá aparcar en zona ORA sin ella…

-Eso es distinto a no poder circular y no creo que nadie se vea obligado a cambiar de coche por no poder aparcar en el centro. A los residentes no les afecta y la idea es que las zonas más céntricas sean en gran parte para ellos.

-¿Por qué renuncian a exigir la etiqueta también en zona rural? 

-No hay la misma densidad de tráfico ni los mismos problemas de contaminación que en la urbana. y podría ser especialmente restrictivo. Así daremos la posibilidad de los vecinos de la zona rural de acercarse al perímetro de la ciudad a partir de una serie de aparcamientos disuasorios.