Crisis política en el Ayuntamiento de Xixón

El Ayuntamiento de Xixón ha comenzado el ejercicio 2018 sumido en una clara crisis política. En los dos primeros meses del año se ha vivido la incapacidad del Gobierno Municipal en el plano económico, con su renuncia a negociar unos presupuestos coherentes, la superación del techo de gasto y el intento de hacer las cuentas a su gusto mediante unas modificaciones presupuestarias que resultaron rechazadas en el Pleno, que a cambio censuró su gestión al frente de las cuentas municipales.

En primer lugar, en torno a los Presupuestos, IU Xixón insistió con frecuencia en que desde el Gobierno no hubo voluntad de negociar el Presupuesto Municipal en el último trimestre de 2017, lo que llevó a Ana Castaño a afirmar que “la prórroga fue buscada intencionadamente para justificar su inacción”. Una vez firmado el decreto de prórroga, Castaño abrió el año alertando de que la Fundación de Servicios Sociales “necesitaría más recursos para el Servicio de Ayuda a Domicilio, que vivirá la entrada de un nuevo convenio con subidas salariales”. También mostró su preocupación por “las becas comedor, la Teleasistencia y para el Plan de Emergencia Social-Renta Social Municipal, entre otras ayudas importantes para las personas más vulnerables”. Esto acabaría siendo confirmado por el propio Equipo de Gobierno en el mes de febrero.

Sin embargo, la noticia que más nítidamente mostró la zozobra en la que se encuentra el Ayuntamiento se produjo el 1 de febrero, con el anuncio de la superación del techo de gasto. Las críticas fueron duras, dado que, como recordó Aurelio Martín, Portavoz de IU Xixón, “desde el verano llevaban anunciando que estarían alerta para no superarlo, pero el Ayuntamiento es un barco a la deriva sin rumbo y sin timonel”. También advirtió al Gobierno que “los platos rotos no los van a pagar los más débiles”, pues la alcaldesa había dejado caer que Servicios Sociales debería “arreglárselas” con menos recursos y Castaño avisó que “no vamos a tolerar el relato que pretenden construir de que la superación del techo de gasto es culpa de las personas en situación de emergencia”.

Mientras tanto, en el Pleno de Enero había instado al Gobierno a presentar el Presupuesto de 2017, pero no solo desoyó a este órgano sino que incluso llevó a su debate modificaciones presupuestarias, sin negociación previa, por valor de 17 millones de euros, que resultaron rechazadas en el Pleno. Aurelio Martín había calificado previamente estas modificaciones “un castillo en el aire” dado que las formaciones  de la oposición pedían “información sobre el Plan Económico-Financiero para saber cuáles son las prioridades”. “No vamos a firmar un cheque en blanco para un ajuste duro en políticas sociales”, remachó Martín.

En ese mismo Pleno y ante esta coyuntura, IU Xixón y PSOE presentaron una iniciativa en la que censuraban la gestión económica del Gobierno Municipal, que resultó aprobada con los votos de toda la oposición en bloque. Ante esta situación, para Aurelio Martín “no hay duda de que el Ayuntamiento está sumido en una crisis política”.

medidas economicas