Izquierda Unida de Xixón exige que el Ayuntamiento actue ante los repetidos episodios racistas en El Molinón.

molinonnazi

El coordinador de IU Xixón Faustino Sabio “Este suceso, por desgracia repetido, no solo mancha a la entidad y a su afición, sino que también la imagen de una ciudad a la que representan y que a su vez se siente orgullosa de su equipo”

El pasado domingo 21 de enero, durante la disputa del partido entre el Sporting de Gijón y el Gimnástic de Tarragona en el Estadio Municipal de El Molinón, algunos sectores de radicales profirieron gritos racistas, en este caso en forma de cántico. Estas lamentables actitudes son habituales por parte de grupúsculos de aficionados que creemos sobradamente conocidos. Recordemos que el 21 de agosto de 2016, en un partido contra el Atlethic de Bilbao, profirieron gritos racistas contra el jugador Iñaki Williams.

“Los gritos racistas no son, por desgracia, una rareza en el mundo del fútbol. Tampoco es extraño encontrarse con toda clase de simbología de corte fascista o neonazi poblando ciertos sectores de sobra conocidos de las gradas” ha recordado el Coordinador de IU Xixón Faustino Sabio.

Desde IU Xixón queremos recordar que estos incidentes intolerables han sucedido en un campo de fútbol que es propiedad del Ayuntamiento de Gijón y por el que el Sporting paga un alquiler simbólico, recientemente prorrogado. “Dado que es una instalación municipal, el Ayuntamiento debe tomar cartas en este asunto ante la gravedad de los hechos, para ayudar a atajar de raíz la proliferación de actitudes indeseables que se ha repetido con bastante frecuencia. Además, el club debe tomar medidas inmediatas ante la constante reiteración estos actos que no dejan de avergonzar a la inmensa mayoría de la afición” ha señalado Sabio.

Por otra parte, el Código Penal español recoge en su artículo 510.1 lo siguiente: “Los que provocaren a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía, serán castigados con la pena de prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses”. Hablamos, por tanto, no solo de un hecho vergonzoso, sino además de que puede ser considerado como un delito.

Debemos tener en cuenta que Gijón y el Sporting tienen una estrecha relación. La ciudad y el club son identificados simultáneamente casi como una unidad. Por último, el coordinador local de Izquierda Unida ha incidido sobre las implicaciones de estos hechos para la ciudad de Xixón: “Este suceso, por desgracia repetido, no solo mancha a la entidad y a su afición, sino que también la imagen de una ciudad a la que representan y que a su vez se siente orgullosa de su equipo. Por otro lado, lo que sucede en las gradas es grabado por decenas de cámaras, por lo que es posible identificar a aquellos que hayan proferido los mencionados cánticos y evitar que pisen de nuevo un campo de fútbol.”