Una firma para la esperanza

Aurelio Martín | Hace apenas unas semanas, el pasado mes de septiembre, el Secretario General de Infraestructuras aprovechaba su visita a nuestra ciudad para sembrar la incertidumbre. En declaraciones a los medios de comunicación, José Javier Izquierdo ponía en cuestión la vigencia del consenso alcanzado entre el Ministerio de Fomento, el Gobierno de Asturias y el Ayuntamiento de Gijón/Xixón para firmar un nuevo convenio que en el seno de la sociedad Gijón al Norte pusiera punto y final a los dieciséis años de retrasos en el desarrollo del proyecto de integración ferroviaria de Gijón/Xixón. Lo hacía dos meses después de que el Secretario de Estado, Pedro Saura, asegurara en Madrid que el nuevo Gobierno no iba a “paralizar nada” y firmaría “lo antes posible y sin cambios” el convenio consensuado entre las tres Administraciones que contaba además con un amplio apoyo político y social en nuestra ciudad.

Si esta legislatura ha servido para algo ha sido precisamente para alcanzar un acuerdo en torno a un proyecto compartido que diera respuesta a las necesidades de movilidad no solo de Gijón/Xixón sino del conjunto del Área Central de Asturias. Incorporar al proyecto de integración ferroviaria elementos que no estaban contemplados, como el soterramiento de las vías hasta La Calzada o la prolongación del Metrotrén hasta el Hospital de Cabueñes, son conquistas políticas y sociales que no solo permitirán un nuevo modelo urbanístico en la ciudad que cohesione el Este y el Oeste, sino que contribuirán también a vertebrar territorial y socialmente el centro de nuestra Comunidad Autónoma y a impulsar el necesario desarrollo de su Área Metropolitana. 

El Plan de Vías es hoy un proyecto de ciudad y de comunidad, no de partido o de Gobierno. Y esa es su mayor fortaleza. Por eso la reacción política y social a las incertidumbres sembradas por el Ministerio de Fomento fueron unitarias. Gijón/Xixón consiguió colectivamente articular una respuesta de ciudad que ha permitido revertir la situación y conseguir el compromiso del Ministro José Luis Ábalos de que el convenio se firmará respetando los acuerdos alcanzados en torno al proyecto, los plazos y la financiación. Un éxito colectivo de las fuerzas políticas, los agentes sociales y los medios de comunicación, sin cuyo eco y complicidad probablemente no hubiera sido posible. 

Para Izquierda Unida el Plan de Vías ha sido y sigue siendo uno de los retos que Gijón/Xixón tiene como ciudad y del que depende en buena medida su desarrollo económico, ecológico y social de las próximas décadas. Por eso durante estos años de legislatura hemos defendido seis iniciativas plenarias que contribuyeran a orientar el trabajo político y a no renunciar a reivindicaciones históricas de los barrios de la zona Oeste o a planificaciones estratégicas para el desarrollo de nuestro tejido productivo en la zona Este. Concebir el Plan de Vías como un proyecto de ciudad significa algo más que eliminar una barrera ferroviaria: supone una apuesta por cohesionar social y territorialmente la ciudad, por avanzar hacia modelos de movilidad integrada y sostenible, y por ejercer un estímulo a nuestra economía productiva. 

Poner fin a dieciséis años de incumplimientos de Gobiernos del PSOE y del PP con Gijón/Xixón pasa ahora por mantener la unidad y el proyecto de ciudad. La firma de un convenio tiene la importancia que supone convertir un acuerdo político en un compromiso jurídico. Desde IU seremos exigentes para que la firma que comprometió el Ministro Ábalos el pasado miércoles no se convierta una vez más en un desencuentro entre Gobiernos o partidos que torne lo que hoy se antoja una esperanza en una nueva desesperanza.