IU pregunta por los criterios dispares que se siguen para el abono y justificación de los convenios nominativos

  • Ana Castaño ve en esto “una muestra más del desorden de la estructura municipal”.

La concejala de Izquierda Unida Xixón Ana Castaño preguntará en Comisión de Hacienda por los criterios que se siguen en el Ayuntamiento a la hora de incorporar cláusulas de abono y justificación para los convenios nominativos. La pregunta se motiva en la observación de diferentes cláusulas especificando distintos plazos y formas de pago, pero que en ningún caso se específica a qué razones obedecen estos distintos criterios.

Castaño comenzó recordando que el Ayuntamiento de Xixón tiene una Ordenanza de Subvenciones que data el año 2005, anterior incluso al reglamento estatal de 2006, por lo que “en febrero presentamos una iniciativa en que pedimos que se revisara, introducir mecanismos que permita agilizar la justificación de las subvenciones. Se aprobó por unanimidad, pero como tantas otras cosas está a la espera”. Con una Ordenanza actualizada podrían resolverse parte de estos problemas.

Entrando en el meollo en de la cuestión, Castaño encuentra “diferencias en cuanto a la financiación que no sabemos a qué se deben”. Sin entrar en ejemplo concretos, explicó que “hay convenios en los que se establece por un lado el coste de la actividad y a continuación el porcentaje que el Ayuntamiento subvenciona de esa actividad. A continuación se dice que la entidad tendrá que justificar el 100% de la actividad. En otras ocasiones solo piden la justificación de la financiación del ayuntamiento, solo será sobre la cantidad que aporta el Ayuntamiento”.

La edil también reveló diferencias en cuanto a los pagos, pues en “ocasiones se fracciona el pago. Hay alguna modalidad que dice que se paga previa justificación del 50%, en otras ocasiones la cláusula dice que es a la firma del convenio… imaginaros que esa cláusula la tuviera la Semana Negra, no hubieran tenido problema con Hacienda. En otras ocasiones se abona el 100%, pero una vez justifica la subvención, mientras tanto no reciben un euro”.

Castaño ve en esta disparidad de criterios “una muestra más del desorden de la estructura municipal”, no encontrando sentido en que haya “entidades culturales que reciben la misma subvención, pero a una se le fracciona el pago y a otra se dice que solo se le transferirá todo el dinero una vez justificada la subvención”. Aclarar estos criterios sería uno de los objetivos de la revisión de la Ordenanza, pero no el único.

“No puede ser que en este Ayuntamiento todo el control sobre subvenciones recaiga en la Intervención municipal”, clamó Castaño, que ve en ello un posible atasco que provoca los retrasos. Cree preciso “establecer otros canales donde Intervención fiscaliza al final pero está controlado desde otros ámbitos, revisar los instrumentos jurídicos y la organización del trabajo en este ámbito”.

Por último Ana Castaño declaró que con el retraso en el abono se “está incumpliendo una iniciativa nuestra de enero en ese sentido. Este año no vale la excusa de la prórroga presupuestaria. Habíamos señalado el 31 de marzo como límite para abonar las subvenciones de 2016 y para que estuvieran convocadas las subvenciones. Solo la Fundación de Cultura ha convocado”.